El Cristo del Refugio (Zaragoza)

Tradiciones y Leyendas de Aragón

Cristo-del-Refugio-280312-012

Imagen tomada de Hermandad del Refugio

Poco se conoce de esta magnífica talla. Desde 1.660 se venera en la Capilla de la Santa y Real Hermandad de Nuestra Señora del Refugio y Piedad de Zaragoza.

Desde el punto de vista artístico la obra se ha atribuido al escultor Juan de Mesa o a alguno de sus discípulos. La talla en madera de pino policromada representa a un Cristo de los llamados de tres clavos, muerto, con el paño de castidad anudado en el lado izquierdo. No es una talla pensada para ser precesionada. Su tamaño es sensiblemente inferior al de una persona.

Acceso a la Capilla del Refugio

Acceso a la Capilla de la Hermandad

La Santa y Real Hermandad del Refugio y Piedad de Zaragoza, desde su fundación en 1642, estuvo estrechamente vinculada a la Iglesia de San Andrés, ubicada en la calle del mismo nombre, hasta que fue derruida en 1930. En dicha iglesia barroca, de una sola nave, la Hermandad del Refugio tuvo dos capillas.

El 20 de febrero de 1685, tras conseguir el beneplácito del Marqués de Camporreal, uno de los fundadores de la Hermandad, se acuerda instalar la imagen del Santo Cristo en la capilla que a partir de entonces se denominaría del Santo Cristo, anteriormente conocida como Nuestra Señora de los Dolores. En un principio se guardaba en un armario con sus dos puertas y hierros y se sacaba para presidir los actos principales de la Hermandad.

La imagen estuvo a punto de perderse cuando la Iglesia fue derruida en 1930. Fue recuperada por las autoridades eclesiásticas, restaurada y entregada a la Hermandad en 1935 para su colocación en la capilla de la actual sede de la Hermandad.

* Fuente: “Historia de la Santa Hermandad del Refugio, 1642-1931”; María Ángeles Álvarez Añaños, 2008.

Cristo del Refugio

El Cristo en su ubicación en la capilla de la Hermandad

Entre 1.985 y 1.986 fue restaurado por doña Mercedes Torre Juan y don Jesús Caudevilla Morales.

Al ser incorporado a las procesiones en 1.941 se realizaron unas artísticas andas en hierro forjado por el artista señor Tolosa, según proyecto de don Regino Borobio.

Estas andas fueron sustituidas en 1.946 por otras de menor peso.

El paso es portado a hombros por ocho cofrades y durante muchos años, tras la incorporación de las ruedas a la totalidad de los pasos de Semana Santa, éste era el único que era portado a hombros.

Recientemente se ha llevado a cabo un proceso de restauración por la restauradora aragonesa Natalia de la Serna de Velasco, hermana del Refugio de Zaragoza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s