La campana de los perdidos

Tradiciones y Leyendas de Aragón

La Campana de los perdidos

La torre de san miguel es de edificacion románica, luego se modificó con criterios mudejares en el siglo XV y barrocos en el XVII. Su retablo mayor es del gran Damián Forment de 1519.
Serán muchos los zaragozanos que habrán oido algo sobre “la campana de los perdidos” pero probablemente lo relacionen con un famoso local de la tarde-noche zaragozana, situado en la calle Prudencio, en el casco histórico, famoso por sus conciertos y por ser un importante referente cultural pero pocos sabrán que la denominación de este establecimiento se debe a una famosa leyenda de la ciudad. A continuación transcribo el relato que de esta leyenda se hace en una conocida web.
Corrían los primeros años del siglo XVI, la otra orilla del río Huerva- en el paso más cercano a la iglesia de San Miguel de los Navarros- estaba surcada por malezas insondables, cañaverales el doble de altos que la estatura humana y un sinfín de sendas laberínticas que ocupaban hasta gran distancia aquel barrio que el pueblo llamó Montemolín.
“En esta época muchos trabajadores, con el fin de allegar unos recursos extras para el sustento familiar, acostumbraban a salir temprano de la ciudad y, tras pasar la jornada cortando leña, la acarreaban al anochecer para venderla en la plaza de San Miguel. A bastantes de estos trabajadores les solía ocurrir, sobre todo en los duros días invernales y debido en la mayoría de los casos a las densas nieblas que se formaban debido a la proximidad del cauce fluvial, el que no hallasen el camino de vuelta a la ciudad y les
sorprendiese la fría y lóbrega noche en un intento desesperado por encontrar dicho camino de vuelta, teniendo que pasar la gélida noche como buenamente el más puro instinto de supervivencia les asistía. Fue en uno de aquellos gélidos inviernos, concretamente el de enero de 1529, especialmente crudo con lluvias torrenciales que anegaron los alrededores del río Huerva dejando casi imposible el paso por determinados puntos. Un labrador se presentó en la iglesia de San Miguel en una de esas madrugadas dando la terrible noticia de haber encontrado los cadáveres de dos mujeres a la orilla del río. Abrazados y rígidos por el frío reinante encontraron los dos cuerpos inertes…y al parecer no fueron esas dos mujeres las únicas que pagaron con su vida el no haber podido encontrar el camino de regreso a la ciudad.
El ilustre clero de San Miguel, a tenor de los funestos sucesos, tuvo a bien colocar una gran lámpara en lo alto del campanario que, ayudada por espejos, hiciera las veces de faro sirviendo su luz como punto de referencia en la campiña. El zaragozano viento de todos conocido y que arrecia con inusitada fuerza en los días tormentosos arrancó el singular “faro” en una tarde aciaga en la que perecieron varias personas por el
desbordamiento del río, unas por querer salvarse de la riada y otras por intentar salvar a familiares o vecinos suyos.
Consternada la ciudad por los desastres producidos por la tormenta, sobre todo los vecinos y parroquianos de la iglesia de San Miguel, resolvieron solicitar del “Jurado en Cap”- lo que hoy es el ayuntamiento- que una de las campanas de la torre de dicha iglesia se tocara de media en media hora desde el crepúsculo hasta las doce de la noche. La ciudad resolvió favorablemente la petición y determinó que el campanero tuviese una habitación en la misma torre o junto a ella haciendo repicar la campana de media en media hora desde el anochecer hasta la media noche y poniendo otra luz en un punto más elevado y seguro de la mencionada torre.
Dos siglos más tarde, cuando se despejó de malezas y árboles la zona, se suprimió la luz y la campana, ya denominada por todos como campana de los perdidos, siguió tocando desde las nueve de la noche en otoño e invierno y a partir de las diez de la noche el resto del año pero de hora en hora. Un genuino faro sonoro.
Solamente dejó de tocar la campana de los perdidos en la época de los sitios de Zaragoza aunque superados estos volvió a seguir tocando aunque ya no hiciese falta pues la campiña, otrora selvática, era un enjambre ya de caminos, grandes avenidas y buenas carreteras. La insigne iglesia de San Miguel tuvo a bien mantener la tradición y perseveró en la costumbre hasta bien mediado el siglo XX. Por causas desconocidas dejó de tocar pero a finales del siglo apareció en la prensa local que se había decidido
mantener la tradición y seguir tocando, como hace hasta la fecha, las treinta y tres acompasadas campanadas de ritual , obviamente de manera simbólica.”
Esta campana y su tocar al caer la tarde hizo que

Carúncula uretral, un post de “Mi viejo maletin”

Medicina y Salud Pública

dolor pelvicoLa carúncula uretral es una tumoración (generalmente ocasionada por una hipertrofia de la mucosa que se exterioriza -prolapso uretral) benigna y redondeada (polipoide) que se origina, generalmente, en el borde del meato uretral.
Las causas no están claras y pueden ser congénitas(defecto de tejido conectivo que provoca hipermovilidad mucosa) o adquiridas (relacionados con el aumento de la presión abdominal, infecciones urinarias recidivantes, traumatismos, malnutrición, défictis hormonales…)
Puede provocar obstrucción a la salida del chorro miccional y hemorragia al roce o espontánea. En ocasiones, alcanza un tamaño suficiente como para generar residuo postmiccional y en consecuencia mayor riesgo de infección del tracto urinario.
El diagnóstico es fundamentalmente clínico. El tratamiento puede ser conservador (baños de asiento, cremas…) o la exéresis de la carúncula que es una cirugía sencilla que requiere varios días de sonda vesical posteriormente.

Mi viejo maletin

Cáncer de colon hereditario no poliposo (HNPCC) o Síndrome de Linch: Diagnóstico. Criterios de Ansterdam II

Medicina y Salud Pública

gen

La medicina molecular permite efectuar estudios predictivos en personas asintomáticas cuando hay un tratamiento disponible, lo que constituye el futuro de la Medicina: saber qué individuos tienen alto riesgo de desarrollar una enfermedad y cuáles son las medidas que se deben adoptar para prevenir sus consecuencias o eventualmente, modificar su evolución. Por ejemplo, se pueden desarrollar programas de vigilancia para prevenir la morbimortalidad en personas con alto riesgo de presentar cáncer colorrectal no poliposo hereditario, determinado mediante el examen de MLH1/MSH2 en una persona que no cumple con todos los criterios de Amsterdam.
La expresión clínica del HNPCC carece de manifestaciones estereotipadas, y es más bien una tendencia familiar a desarrollar cáncer a edades tempranas, por lo que es fundamental la historia familiar. Para tal efecto se han desarrollado los criterios clínicos, entre otros, los de Ámsterdam II

Criterios de AMSTERDAM II

  • Deben existir por lo menos 3 familiares con cánceres asociados a CCHNP (CC, Cáncer de endometrio, intestino delgado, uréter o pelvis renal).· Uno de los casos debe ser familiar de primer grado de los otros dos.
  • Dos generaciones sucesivas deben estar afectadas.
  • Por lo menos un caso diagnosticado antes de los 50 años.
  • Se deben excluir los casos de Poliposis adenomatosa familiar en los casos de CC.
  • Los tumores deben ser confirmados por un patólogo

Ir a “Mi viejo maletin

Parálisis del sábado noche, un post de “Mi viejo maletin”

Medicina y Salud Pública

ChicoBorracho

Esta neuropatia es producida por la compresión de un nervio cuando atraviesa un canal o un desfiladero durante un cierto tiempo. Se presenta en personas que beben (o se intoxican) -de ahí su denominación- y luego se duermen profundamente con el brazo colgando sobre el respaldo de una silla, debajo de la cabeza o de cualquier otra parte de su cuerpo. Como suele estar bastante borracho el enfermo queda en esta posición durante un tiempo prolongado, produciendo una compresión en el nervio radial del brazo, cosa que provoca debilidad de la muñeca y de los dedos, por lo que la muñeca puede quedar en una posición caída (flexionada) y también con los dedos medio flexionados (muñeca caída). En ocasiones el dorso de la mano pierde sensibilidad (hipoestesia). Habitualmente, la parálisis del nervio radial mejora cuando se alivia la presión y la recuperación suele producirse en tres o cuatro meses con una rehabilitación adecuada (aunque si la compresión ha sido durante mucho tiempo puede haber lesión irreversible del nervio).

Ir a “Mi viejo maletin

La balsa de Medusa, de Eugène Gèricault

ArsMedica

La balsa de Medusa

La obra maestra de Géricault, La balsa de Medusa 187 x 491 cm, oleo sobre lienzo (1818-1819), retrata a escala heroica el sufrimiento de la humanidad.

La historia del barco francés “Medusa” fue uno de los sucesos más espeluznantes de Francia. El barco naufragó frente a las costas africanas y un pequeño grupo de los pasajeros sobrevivió gracias a una balsa. En mitad del mar, un barco de la marina francesa avistó a los náufragos pero no los recogió. Los supervivientes fueron presas del hambre, la sed, la insolación y las enfermedades. Murieron muchos y el resto sobrevivió comiendo los restos de los cadáveres.

Finalmente, un carguero los encontró y devolvió a Francia. Su historia fue censurada por el gobierno, que impidió que se conociera en la prensa. Géricault realizó este cuadro para dar a conocer el hecho, y tras dos años en que se prohibió que lo expusiera la público, finalmente se ofreció al Salón Oficial y causó un tremendo escándalo social.

Leer más

Ambulancia militar danesa (1878)

Medios de Transporte de Enfermos y Heridos

ambulancia danesa

Ambulancia militar danesa, 1878. El Convenio de Ginebra de 1864 establece un emblema distintivo único (una cruz roja sobre fondo blanco) para la ambulancias, los hospitales y el personal sanitario. Más tarde se autorizarían otros emblemas, en particular la media luna roja sobre fondo blanco.

Desde hace 150 años, el CICR se esfuerza por aliviar el sufrimiento de las víctimas de la guerra y de la violencia, donde sea que estén. Al comienzo, el ámbito de acción del CICR se limitó a la atención de los soldados heridos y enfermos en el campo de batalla, sin embargo rápidamente se amplió para incluir a otros grupos afectados por las guerras y sus consecuencias. La naturaleza constantemente cambiante de la guerra y de otras situaciones de violencia plantea nuevos retos para la acción humanitaria. A lo largo de los años, el CICR no ha escatimado esfuerzos para adaptarse a los cambios, con el único objetivo de prestar protección y asistencia a las personas afectadas por conflictos armados.
© Fototeca del CICR / hist-00317-46