El Moncayo

Paisajes aragoneses

El Moncayo

El poeta Marco Valerio Marcial, en uno de sus célebres epigramas, nombra el Moncayo como una de las cosas más célebres de la Celtiberia, y así es en verdad; pero la llama estéril: “Sterilemque Caunum nivibus,” en lo cual se equvocó el cate bilbilitano, porque este monte, aunque cubiero de nieves y formado por pino cuarzo, raso y pelado en su copete, es muy fecundo en todos los aspectos que se le estudie, ofreciendo abundantes materiales a geólogos y naturalistas, inmejorables condiciones terapéuticas a los diversos enfermos, variedad inmensa de emociones y pespectivas a los turistas, quietud, en fin, paz, sosiego y ambiente ascético propicio a los que buscan las delicias del espiritu en la contempación de la naturaleza y en los ejercicios de la piedad cristiana.
¡Oh prodigioso Moncayo, diremos con un publicista contemporáneo (1) cuán lleno estás de encantadoras sorpresas y cuán olvidado te tienen los tuyos!
El ilustre P. Longinos Navas, S.J., que tan perfectamente conoce este monte y tantas veces lo ha recorrido en todas direcciones, ha afirmado repetidamente su fecundidad. El Moncayo es para mi inagotable, dice al relatar una de sus excursiones (2), Todas las veces que lo he visitado he hallado en él sorpresas a cual más agradables.
Quizá lo miró Marcial superficialmente, fijándose en la corteza exterior formada en su mayor parte, por inmensas moles de piedra desnuda, o acaso escribió Senemque Caunun vivibus, como dicen otras ediciones, llamándole el anciano Moncayo, por su cabellera de blancas nieves, reflejando en este caso bellamente la verdad, porque anciano es en su vida que debe a los movimientos geotécnicos prealpinos, y al cómputo de su edad, basado en la radioactividad del plomo nos da hoy una antigüedad muy grande, unos 430 millones de años, que quizá habrá que aumentar mañana si otro método más preciso obliga a rectificar estos cálculos.
¡Bien está la cabellera blanca para un anciano de tantos siglos!
Es un relato de José María Sanz Artibucilla. 1935
(1) V. Usón Ibarra “Aragón”, octubre de 1929
(2) Revista “El Salvador” Marzo de 1922

Publicado en “Aragón y Medicina” el 22 de enero de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s