Historia de la Medicina Aragonesa, de Santiago Loren Esteban

Mi Biblioteca

Historia de la Medicina

No abundan los nombres aragoneses en la Historia Mundial de la Medicina pero los que se encuentran llenan con creces el hueco que Aragón y, España, ocupan. Miguel Servet, el de Villanueva de Sijena, y Santiago Ramón y Cajal, el de Petilla de Aragón, son dos referentes del pasado que iluminan e iluminaran a los médicos actuales y posteriores del panorama médico aragonés.

En la última “feria del Libro viejo de Zaragoza” encontre este librito de Santiago Lorén, en el que, mi maestro, hace una recopilación exhaustiva de la Historia de la Medicina Aragonesa.

Quiero aprovechar la ocasión para traer una frase de Don Santiago recogida en la obra referida y que describe la situación que se vivía en su época.

“España está en deuda con la Civilización”, gritó el mismo Ramón y Cajal consciente de su papel de casualidad, porque en España la “cultura” es una actividad marginal, “signo infalible para distinguir un
joven español de un francés, un inglés o un alemán es el siguiente, escribe Ramón y Cajal: el inglés, el francés y el alemán de cultura media y aún mediocre, podrán hablar correctamente o incorrectamente su lengua, pero en todo caso la escriben gramaticalmente. Al revés del español, que a menudo la habla bien,
pero la escribe con caprichos sintácticos y ortográficos deplorables”, esto no es un chiste, esto significa que el problema de la educación, de la formación, de la investigación, el problema de la cultura en
España es su único problema y las consecuencias de su irresolución se revierten en todos los aspectos de la vida práctica. No nos hagamos ilusiones, la España actual sigue dependiendo de la ciencia y de la tecnología extranjeras, no hay una infraestructura cultural que permita un desarrollo autosuficiente, y si nos preguntamos por qué no la hay y de quién es la culpa, no nos engañemos, tal vez seamos el único país de Europa que todavía acepta el feudalismo y, disfrazado, lo defiende a capa y espada.
Este pequeño gran libro encierra tesoros como el que antecede a este párrafo y no debe, no debiera, faltar en los estantes de la biblioteca de un aragonés que se precie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s