El Doctor, de Randa Haines

Medi-Cine

El Doctor

La película fue dirigida por Randa Haines en 1991 y en el reparto cuenta con William Hurt, Elizabeth Perkins, Mandy Patinkin, Christine Lahti, Adam Arkin, Bill Macy, Charlie Korsmo y Wendy Crewson.
La película cuenta la historia de Jack Mac Kee (Hurt), un brillante cardiólogo que tiene que enfrentarse de repente a una enfermedad que le convierte en un paciente ordinario de su propio hospital. Por primera vez en su vida se ve obligado a sentir lo que todos los pacientes sienten y a confiar ciegamente en un sistema médico que no es infalible, con su eterna burocracia, sus exámenes humillantes, sus imponentes aparatos, y sus abarrotadas salas de espera.
Una carrera en la Medicina, próspera y llena de éxitos, ha proporcionado al doctor Mac Kee una vida muy agradable, con una estupenda familia, una lujosa casa y todos los signos externos de la prosperidad. Lo único que no posee es auténtica compasión por los pacientes que tiene a su cuidado. Cuando Jack se da cuenta de la diferencia que existe entre tratar simplemente a un paciente y preocuparse por él, conoce a una jovén llamada June (Elizabeth Perkins), cuya fortaleza y espíritu poco comunes se convierten en
catalizadores para su propia recuperación y para comprender que un médico debe conocer primero el corazón antes de operar uno.

El guión se basa en la autobiografía del reunmatólogo jubilado Edward Rosenbaum, titulada `Probando mi propia medicina’, publicada en 1988. En ella cuanta su experiencia tras ser diagnosticado de un cáncer de laringe.
Una pelicula para pasar una tarde entretenida.

“El Doctor” Fragmento en español (1991)

 

Maria del Pilar Sinués y Navarro

Aragoneses Ilustres

TomoXV319

María del Pilar Sinués y Navarro “Laura” nació en Zaragoza en 1835. Escolarizada en el convento de Santa Rosa, entonces extramuros de la ciudad, realizó alli las primeras lecturas que le espolearon a segur una trayectoria literaria que le llevo a ser una escrituroa fecunda.Vivió en Zaragoza hasta 1856, año en que se trasladó a Madrid. Escritora de acusada tendencia sentimental-moralizante y educativa, con más de cien títulos publicados, en su mayoría novelas, aunque también cultivó la poesía, el ensayo, el artículo y el relato breve. Dedicó su obra, cargada de sensiblero romanticismo y melindrosa pedagogía, especialmente a la mujer. Dos de sus libros (La ley de Dios, 1858, leyendas; y A la luz de la lámpara, 1862, cuentos morales), fueron declarados texto oficial en todas las escuelas.
Contrajo matrimonio por poderes con el periodista y comediógrafo valenciano José Marco y Sanchís (1830-1895). Se dedicaron varios libros con los nombres de Pepe y Maria”. Después de unos años de leliz convivencia conyugal Marco la abandonó y su final fue más bien catatrófico.
Aficionada desde niña al cultivo de las letras antes de establecerse en Madrid, a raíz de su matrimonio, había publicado Luz de luna (Zaragoza, 1855), La Princesa de los Caspios (Zaragoza, 1855) y Mis vigilias, poesías (Zaragoza, 1855) y escrito algunas novelas: Margarita, Rosa, y poemas que, con otros posteriores, recogió en el libro Flores del alma (Madrid, 1859), en el que se advierte la nostalgia por su tierra aragonesa presente en varias de sus novelas con continuos recuerdos y referencias al paisaje y las costumbres de su gente.
Familiarizada con la literatura francesa popular de la época (Mdme. Cottin, condesa de Genlis, Mdme. Bourdon, Feuillet, Conscience, Paul Féval…), tradujo del francés unas veinte novelas, colaboró en la mayoría de las revistas y periódicos de España y América, y dirigió El Ángel del Hogar, «Revista semanal de Literatura, Teatro, Modas, Labores» (1864-1869).
Su última obra fue “Morir sola”, y sola murió , pobrisimamente, hallándola muerta su sirvienta al volver a casa. Era el 19 de diciembre de 1893.
Leer más

Antes del pinchazo, de Norman Percevel Rockwell

ArsMedica

Antes del pinchazo

Norman Percevel Rockwell (1894-1978) fue un ilustrador, fotógrafo y pintor norteamericano célebre por sus imágenes llenas de ironía y humor.
Esta es una de las ilustraciones más entrañables de cuantas realizara Norman Rockwell. Ocupó la portada del “Saturday Evening Post”, el 15 de marzo de 1958 y representa a un niño en una consulta que, encaramado en una silla y con los pantalones a medio bajar, espera a que el doctor le ponga una inyección.
Es una obra en la que llama la atención las actitudes debido a su inmediatez. En su época se especuló con la posibilidad de que el pintor utilizara fotografias, como muchos colegas suyos. No obstante el lo negó rotundamente.
“Antes del pinchazo”, de Norman Rckwell, 1958. Óleo sobre tela 25 x 27,5 c,. The Norman Rocwell Museum. Stockbridge. Massachusetts (Estados Unidos)

Ángel Maria Aransay Ortega

Aragoneses Ilustres

aransay1

Ángel Maria Aransay Ortega nació en Zaragoza el 15 de agosto de 1943 estudió bachillerato en las Escuelas Pías, se formó en la Academia de Alejandro Cañada y en la Escuela de Bellas artes. Desde entonces mostraba ya conocimientos casi enciclopédica (Aransay era un pintor culto y dotado de una curiosidad apabullante). Entre 1964 y 1969 estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Jorge de Barcelona y en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, dónde obtendrá el titulo de profesor de dibujo, profesión que alternará con la vocación artística.
Su primera exposición se remonta a 1966 en el Casino Mercantil. Practicó todos los géneros: el bodegón, el paisaje urbano (Zaragoza sería uno de sus escenarios ideales: el Pilar, la Seo, el arco del Deán, la Aljaferia, los bares de noche), el retrato, individual y coral. Se intereso por el Renacimiento y el Barroco italianos. Realizó, dada su apuesta por la figura humana, una pintura mitológica, cuadros de aspecto mural y gran formato viculados a la Biblia y a grandes artistas como Leonardo, Piero della Francesca, Boticelli o Rafael, obras que hicieron en todo su esplendor en “El año de plata” (Palcio de Sástago, 1987).
Pintor de rasgo expresionista y acusada sensibilidad, también le interesaban contenporáneos como Francis Bacon. Con el paso del tiempo , asociado por sus dificultades de visión y su sordera, su obra fue haciéndose más compleja y tenebrista: ahí están series como “Ventanas” (Paraninfo, 1991), su reflexión sobre la guerra del golfo y la violencia en Beirut, o “Damas” (Museo de Zaragoza, 2002), ofreció en La Lonja la antológica “Maneras de pintar”, una colección de 70 obras, desde 1966 a 2009, que mostraban una trayectoria personalisima y coherente de pintor místico y pagano, pintor tabernario y noctámbulo, complejo, diletante y laborioso, libre e independiente que defendia la pasión por la vida. Fue un artista del color y de la luz, influido por el arte mura.
Ángel Aransay –que también ejerció de crítico de arte en “Aragón Exprés”, “El Noticiero”, “Andalán” y “El Día” de Aragón- piblicó un poemario: El galgo pensativo” (El baúl de Melquiades, 2002), un libro de homenaje a la pintura y de indignación en su soledad, a la que definió como “una compañera de lealtad presente,/arma de libertad inexpugnable”.
Y más allá de los premios y reconocimientos, que también los tuvo, como el Primer Premio de la Societá Dante Alighieri (1965), el Premio del Ministerio de Cultura (1982) y el Premio Isabel de Portugal (1987), han sido precisamente su personalidad y su maestría artística el legado que más impronta ha dejado en sus compañeros de profesión.
Aransay, uno de los mejores pintores aragoneses desde la restauración de la democracia, fallecia a sus recien cumplidos 72 años, el pasado día 19 de los corrientes en el Hospital General de la Defensa de Zaragoza.
Fuentes: Antón Castro, Juan Dominguez Lasierra

Ambulancia Hispano Suiza Año 1929

Medios de Transporte de Enfermos y Heridos

Hispano Suiza

Ambulancia Hispano Suiza del año 1929 perteneciente a los Bomberos de Barcelona con capacidad para cuatro camilas. Con el gran lote de vehículos pensados para la gran exposición de 1929, llegaron dos autos
sanitarios hispano suiza. Debido a las dificultades en la fabricación, dichos modelos se recibieron en 1930.
Una de estas dos ambulancias fue requisada durante la guerra civil y se perdió, la que quedó duró en servicio hasta mitad de los años 50.
Se conocian como Autos Sanitario 1 y 2, posteriormente se denominó Ambulancia S-1.

El Gran Capitán, una novela de José Calvo Poyato

Mi Biblioteca

Libro

Este año se conmemora el V Centenario de la muerte de Don Gonzalo Fernández de Aguilar y de Córdoba, el Gran Capitán, hecho que sucedió en Granada el día 2 de diciembre de 1515 en la ciudad de Granada.

Casa del Gran Capitán

Placa conmemorativa en la casa granadina de Don Gonzalo en la que vivió y entrego su alma a Dios. Fotografia de @jcuecam.

Cuando en 1522 se acabó la capilla mayor del Monasterio de San Jerónimo de Granada los cuerpos del Gran Capitán y su esposa fueron trasladados desde la Casa Grande del Convento de San Francisco.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Monasterio de San Jerónimo, Granada. Fotografia @jcuecam

El autor desarrolla la acción en la que puede ser la última campaña del Gran Capitán y sirve para narrar la trepidante vida de este referente de nuestra historia, ejemplo de lealtad y excepcioalmente dotado para la milicia, que consiguió romper con la tradición bélica medieval y hacerse, por méritos propios, con un lugar de honor en la Historia de España.

Mariano Barbasán Largueruela

Aragoneses Ilustres

Barbesan 1

“La pintura es poesía muda; la poesía, pintura ciega” (Leonardo da Vinci)

Mariano Barbasán Lagueruela, figura clave de la pintura aragonesa de finales del XIX y principios del XX, nació en Zaragoza en el año 1864.
En un principio y por expreso deseo de su padre estudió la carrera militar en Segovia, hasta que después bdel fallecimiento de su progenitor se matriculó en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia , en donde trabó amistad, entre otros, con los pintores Joaquin Sorolla y José Benlliure. En 1887 se trasladó a Madrid y realiza sus primeras obras, pequeños cuadros de género teatral e histórico ambientados en Toledo. En 1889 obtuvo la pensión de la Diputación de Zaragoza para completar su formación pictórica en la Academia Española de Roma, decidiendo establecerse permanentemente en Italia. Allí coincidió con otro prestigioso pintor aragonés, Francisco Pradilla. Abrió estudio en Roma, pero durante largas temporadas anuales trabajará en lugares de la campiña romana como Subiaco y Anticoli Corrado. En esta última localidad realizó la mayor parte de su producción de madurez, centrada, sobre todo, en paisajes y en escenas de la vida rural.

Barbasan 2
Procesión

Realizó repetidas exposiciones en Berlín, Munich, Viena y en Montevideo, a donde se trasladó en 1912 para realizar dos exposiciones individuales en el Círculo de Bellas Artes. Sin embargo, su obra fue poco conocida en España, ya que salvo una temprana participación en la Exposición Nacional de 1887, no volverá a exponer hasta su regreso definitivo a Zaragoza, donde celebró en 1923 una muestra antológica en el Centro mercantil, y otra, póstuma, en 1925 en el Museo de Arte Moderno de Madrid, seguidas, en años sucesivos, de otras retrospectivas, organizadas por su hijo Mariano Barbasán Lucaferri. Quebrantada su salud había regresado Barbasán a Zaragoza en 1921, siendo recibido elogiosamente y nombrado académico de Bellas Artes de San Luis. Aparte de las obligadas obras de pintura de historia como pensionado, cultivó exclusivamente el género costumbrista inspirado en el natural de los pueblos italianos,
recogiendo en bucólicas composiciones los aspectos más pintorescos del paisaje y de la vida cotidiana, no exentos, a veces, de humor. Su estilo destaca por un esplendoroso colorido y sensitiva luminosidad, logrados mediante una técnica de pincelada abreviada y de pequeños toques de color, derivada del estilo de Fortuny y de los macchiaiuoli y preimpresionistas italianos.
Murió en Zaragoza en 1924

Barbasan 3

Aunque la mayoría de su obra es costumbrista y rural, la de contenido histórico también esta presente.
Acuarela “La ejecución de Lanuza”

Síndrome del recomendado

Medicina y Salud Pública

Recomendado

El “síndrome del recomendado” es un fenómeno que no resulta lejano a los profesionales sanitarios. Se manifiesta en la aparición de complicaciones no habituales, errores médicos, yatrogenía no habitual y de imprevistos en pacientes concretos en los que la intención es llevar a cabo una atención más esmerada y personalizada. Aparte de lo que pueda ser debido al azar, hay numerosos factores de la práctica clínica habitual que facilitan la manifestación de este síndrome. Pueden ser debidos a: la actitud del propiopaciente, el empleo inadecuado de los recursos sanitarios, la falta de un buen registro de datos en la historia clínica y el cambio en la conducta habitual en el uso de los medios diagnósticos y en el tratamiento de estos enfermos.
Algunas de las causas de su aparición son:

Solicitud de una atención especial por parte de los pacientes, rechazan verse incluidos en la rutina habitual
Mala calidad en la realización de la historia clínica (incompleta, desordenada)
Exceso de estudios diagnósticos con los consiguientes “falsos positivos”Omisión de exploraciones y estudios sencillos habituales
Sobretratamiento e iatrogenia.

Se atiende a los pacientes fuera del lugar y horario habitual (en los pasillos, en las guardias), con todos los problemas que conlleva de falta de acceso a recursos del hospital y el hecho de no dejar constancia por escrito de la información recogida.
Empleo de técnicas novedosas y sofisticadas, lo que conlleva que a veces no esté suficientemente contrastada la evidencia de su beneficio real.
El recomendado está siempre mal visto pues elude los controles de la cola y al final siempre surge la conocida “fatalidad” conocida por los sanitarios: se pierde aquel análisis, sus radiografias o la historia entera.

Cuando surja un recomendado (que surgirá) debeis tener presente lo siguiente:
1.-La probabilidad de que su historia se pierda es directamente proporcional al número de veces que usted acude a consulta sin cita.
2.-La probabilidad de que usted no siga las prescripciones de su médico es directamente proporcional a la facilidad de saltarse la cola.
3.-La probabilidad de que el tratamiento no resuelva nada está en relación con su conjetura inconsciente acerca de su malestar.
Es preciso tomar conciencia de esta realidad para poder ir corrigiéndola, poco a poco. El medio más eficaz para prevenir el “síndrome del recomendado” es llevar a cabo una práctica clínica fundamentada en unos

conocimientos clínicos sólidos. Y, a la vez, intentar mantener las líneas de conducta habituales, similares a las que se tiene con los demás enfermos

La carta inconclusa, de Vasily Vereshchagin

ArsMedica

Carta inconclusa

“La carta inconclusa” refleja una escena patética: el dictado de la carta se interrumpe al producirse la muerte. La enfermera tiene apoyada su mano derecha sobre la mano del soldado ya inconsciente. Su rostro denota la tristeza y la angustia que le ha producido este hecho.
Óleo sobre lienzo.(1901) Sobre la Guerra de Filipinas. Vasily Vereshchagin