John Q, de Nick Cassavetes

Medi-Cine

Q

John Q. Archibald (Denzel Washington) es un hombre corriente que trabaja en una fábrica y se ocupa de su familia. Su mujer Denise (Kimberly Elise) y su hijo Michael (Daniel E. Smith) son todo su mundo. Pero, cuando su hijo cae gravemente enfermo y es preciso someterlo urgentemente a una intervención quirúrgica.
Una historia emotiva y dura, con un claro mensaje que critica el sistema sanitario estadounidense, y que cuenta con una muy buena interpretación de ese gran actor que es Denzell Washington que hace lo imposible por tratar de salvar a su hijo.
De guión inverosimil pero no exenta de un gran humanismo profundiza en un drama humano y lo transmite fuera de la pantalla. Catalogada como sensiblera por algunos críticos, al verla el expectador debe quedarse con el fondo y no con la forma aunque esta también merezca la pena.

John Q (ver pelicula)

Reparto: Denzel Washington (John Q. Archibald), Robert Duvall (Grimes), James Woods (Dr. Turner), Anne Heche (Rebecca Payne), Eddie Griffin (Lester), Kimberly Elise (Denise Archibald), Shawn Hatosy (Mitch), Ray Liotta (jefe de policía Monro), Daniel E. Smith (Mike Archibald), Ethan Suplee (Max).

Anuncios

El Doctor, de Luke Fieldes

ArsMedica

El Doctor

El doctor, de Luke Fildes. The Tate Gallery. Londres

El médico ante el enfermo, en lucha contra la enfermedad, es el tema del cuadro, bien conocido de Luke Fildes. El patetismo de la escena lo acentúa el ser un niño su protagonista: ante él un doctor asiste , atento, al curso de la dolencia. Con la fidelidad propia del realismo se nos muestra cómo mientras fue pobre la eficacia de las armas terapéuticas la práctica del quehacer curador se hacía muchas veces penosa pues el médico se veía reducido a ser mero espectador de la lucha entablada entre la enfermedad y las fuerzas defensivas del paciente. En la alta noche el doctor del cuadro de Fildes parece meditar sobre los signos y síntomas que presenta el enfermo en la búsqueda precipitada pero tranquila del diagnóstico o sobre la limitación de sus recursos sanadores; con el gesto del profesional se corresponde el rostro angustiado del familiar que emerge de las sombras en que se desvanece el ámbito hogareño donde acaece lo que el
espectador contempla.
Sin duda, se trata de uno de los cuadros que personalmente más me impresiona como médico y amante de la pintura.

Demencia Frontotemporal

Medicina y Salud Pública

demencia

La demencia frontotemporal (DFT) es el nombre de un grupo de demencias progresivas que afectan principalmente a la personalidad, al comportamiento y al habla de un individuo.  Se trata de la segunda causa más común de demencia temprana tras el alzheimer.  Las enfermedades en este grupo incluyen los siguientes:

  • La enfermedad de Pick
  • La degeneración del lóbulo frontotemporal
  • La afasia progresiva (problemas con el habla)
  • La demencia semántica (problemas de entender lenguaje)
  • La degeneración corticobasal (incluye la movilidad disminuida)
Las principales variantes de DFT son la comportamental, la demencia semántica y la afasia progresiva primaria.

Un paciente que en la edad adulta muestra cambios progresivos en la personalidad, con trastornos de conducta y pérdida en la capacidad de juicio asociados, debe hacer sospechar la posibilidad de este diagnóstico. Debido a la gran variedad de síntomas y su naturaleza heterogénea, no es poco habitual que la variante conductual de la DFT se confunda con trastornos psiquiátricos como la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia de comienzo tardío y que la variante temporal se confunda con la enfermedad de Alzheimer.
No se ha encontrado aún un tratamiento que pueda revertir la progresión de la DFT pero existen alternativas tanto farmacológicas como no farmacológicas que pueden aliviar algunos síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente y sus familiares. Por ello, el abordaje tanto para el diagnóstico como para el tratamiento de la DFT ha de ser llevado a cabo por un grupo profesional interdisciplinario con amplia experiencia en la patología

La ruta sagrada, de Juan G. Atienza

Mi Biblioteca

La ruta sagrada

El Camino de Santiago es la vía iniciática mas representativa de Occidente. Desde el siglo XI, la cristiandad lo ha convertido en peregrinación purificadora para los buscadores de una realidad superior,
que deseen ganar el jubileo. Pero el Camino también ha sido recorrido por magos, alquimistas, místicos y cabalistas que han dejado su huella en múltiples lugares que jalonan la ruta.
Juan G. Atienza, escritor, investigador y viajero impenitente de la España Mágica, nos descubre los secretos del Camino que lleva a Compostela.
Obra de recomendada lectura para aquél que quiera profundizar en esta ruta milenaria en donde se encuentra uno a sí mismo.
En el verano de 1992 escribi en la primera página de este libro: “Con la esperanza de que la lectura de este libro me sirva de acicate para emprender el Camino”. No solo lo emprendi sino que lo recorri desde el
Somport hasta la Puerta de la Gloria de la Catedral de Santiago en el verano de 1993 en compañía de toda mi familia.
“La ruta sagrada” de Juan G. Atienza. Robin Book. Barcelona, 1992

Lorenzo Gradé Castillo

Aragoneses Ilustres

Gradé

Mecánico e inventor nació en Zaragoza en 1896, en el seno de una familia en la que el amor se impuso a la desigualdad social. Su padre, Carlos, originario de Ayerbe, era un maestro de escuela errante (está enterrado en Uncastillo, donde acabó sus días de profesor). Su madre, Pilar, provenía de una familia burguesa. Los Castillo tenían varios negocios, entre ellos una fábrica de tejidos, y nunca vieron con buenos ojos aquel matrimonio, hasta el punto de que desheredaron a la pareja. Carlos y Pilar se vieron obligados a vivir del sueldo de maestro rural y tuvieron que hacer malabarismos según iban llegando los hijos. Hasta siete. Lorenzo fue el mayor, pero les sobrevivió a todos. Alto y bien plantado, Lorenzo Gradé era una fuerza de la naturaleza y tenía un humor chusco, chispeante. Fue un niño inquieto, travieso, que no se podía estar quieto. Pero muy pronto dio muestras de tener una inteligencia casi sobrenatural para todo lo relacionado con la mecánica. Le fascinaba el automóvil, ese invento que se asomaba cada vez con más fuerza en las calles de las ciudades. Para aliviar un poco la situación en casa, empezó a trabajar como aprendiz en un taller. Y aquello le llevó a estudiar, pero lo que verdaderamente le interesaba: química, fundición, motores de explosión… Muy pronto todo aquello no tuvo secretos para él. Y, claro, pensó en que había formas de mejorar lo que ya existía.

El 4 de junio de 1927 HERALDO informaba de que Gradé había sido el primero en construir un coche en Zaragoza. Pero el mecánico aragonés fue mucho más: dicen que fue el primero en crear un motor de seis cilindros en España. Si de sus inventos no se ha oído más, ha sido por mala suerte. Y por olvido.

Leer más detalles

Helicóptero Bell 47 OH-13 C Sioux (sanitario)

Medios de Transporte de Enfermos y Heridos

Helicoptero 1

El Bell 47 es un helicoptero ligero, de un motor y rotor principal de dos palas, fabricado por Bell Helicopter. El primer helicóptero de Bell diseñado por Arthur M. Young, el Bell 47, se convirtió en el primer helicóptero certificado para uso civil, el día 8 de marzo de 1946.
En 1952, el modelo standard se adaptó para el transporte externo de camillas, bajo la denominación de OH-13 C. En la Guerra de Corea (1950-1953) se utilizaron con éxito este tipo de helicópteros en misiones de evacuación sanitaria desde el frente de batalla a los hospitales de campaña conocidos como M.A.S.H. (Mobile Army Surgical Hospital).

Helicóptero

El Bell 47 primitivo tenía un pequeño inconveniente en cuanto a configuración general para este tipo de misión: las camillas debían instalarse en el exterior de la cabina. Es de imaginar el sufrimiento de estos
heridos que, debido al estrés provocado por la posición bajo el disco rotor y al ruido ensordecedor, aumentaba la sensación de dolor y desolación. Indefensos y resignados, iban dentro de una camilla más parecida a un sarcófago volante, un habitáculo tan claustrofóbico y aterrador que sólo disponía de un pequeño respiradero a la altura de la cara por el que entraba algo de luz. La teoría imperante en esta época era transportar al herido a toda prisa al hospital, sin pensar en inmovilización, estabilización o tratamiento previo alguno.

Helicoptero 3

El corazón impaciente, un libro de Stefan Zweig

Mi Biblioteca

El corazón impaciente

En los albores de la Gran Guerra, el teniente Anton Hofmiller recibe una invitación para acudir al castillo del magnate húngaro Lajos von Kekesfalva, cuya hija, que sufre parálisis crónica, se enamora del joven oficial.
Hofmiller, que sólo siente compasión por la joven Edith, decidirá ocultar sus verdaderos sentimientos y le hará tener esperanzas en una pronta recuperación. Llega incluso a prometerse con ella, pero no reconoce
su noviazgo en público. Como un criminal en la oscuridad, Hofmiller se refugiará en la guerra, de donde regresará como un auténtico héroe.
En la novela un personaje llama la atención, se trata del doctor Emmerich Condor, por su manera de entender la relación médico-paciente. “para mi no hay enfermedades incurables, por principio no renuncio a nada ni a nadie, y nadie jamás me arrancará la palabra “incurable”. Lo máximo que diría, aún en el caso más desesperado , sería que una enfermedad “todavía no es curable”, es eicir, no curable por nuestra
ciencia contemporánea. En esta frase se resume su posición ante la enferma protagonista, caracterizada por un optimismo empedernido provista de una confianza ilimitada en el progreso técnico.
La impaciencia del corazón es sin duda uno de los mejores libros de Zweig, un sobrecogedor retrato de la insondable naturaleza humana que atrapa al lector. Leyéndolo se visualiza la acción, se indaga en el mundo de los sentimientos de los personajes y se disfruta de su lectura.
Libro muy recomendable.
La impaciencia del corazón, de Stefan Zweig. Acantilado. Barcelona 2006

Primera y última Comunión, óleo de Cristobal Torres

ArsMedica

Rojas

La primera y última comunión, de Cristobal Rojas, óleo sobre tela de 200 x 250 cm (1888). Galeria de Arte Nacional. Caracas (Venezuela)

El motivo de este cuadro  es la muerte y primera comunión de una niña pobre, ataviada con un vestido blanco fantasmagórico y acompañada de sus familiares.

Esta obra sigue el alto grado de pesimismo y desesperanza que Rojas presenta en esta etapa de su carrera, trabajando con colores oscuros: ocres, tierras, y marrones, para manipular el claroscuro y obligar al espectador a sumirse en el dolor y patetismo de las preocupaciones y desilusiones de la clase humilde.

Ambulancia Ford T

Medios de Transporte de Enfermos y Heridos

Ford T

Ambulancia Ford T utilizada en la Primera Guerra Mundial que también fue utilizada como transporté de tropas, En esta guerra se empezó a utilizar la medicina de campaña de forma organizada. En una de estas ejerció como conductor de ambulancia de la Cruz Roja Estadounidense en Italia a los 18 años (1918), Ernst Heminway. La Cruz Roja le aceptó, pero recomendándole que usara gafas, recomendación que no siguió. El 8 de Julio de 1918 fué herido en acción.

Ford T 1

Durante la Primera Guerra Mundial, la Cruz Roja llevó a cabo las primeras labores de auxilio en los campos de batalla con ambulancias motorizadas en lugar de tiradas por caballos, con su consiguiente éxito. Esto llevó a la progresiva eliminación de las ambulancias tiradas por caballos. En la atención de emergencia civil, los servicios de ambulancia a menudo se gestionaban o se enviaban desde los distintos hospitales, aunque en algunas zonas, el telégrafo y el teléfono permitían a los departamentos de
policía manejar el envío de ambulancias