El Árbol de la Ciencia, de Pio Baroja

Mi Biblioteca

El árbol de la Ciencia

El árbol de la ciencia es una novela escrita por Pío Baroja. Aunque publicada en 1911, la acción se desarrolla entre 1887 y 1898. Es una obra de carácter casi autobiográfico dividida en dos partes simétricas (I-III y V-VII) separadas por una larga conversación filosófica entre el protagonista y su tío, el doctor Iturrioz.
Probablemente esta novela era de obligada lectura durante el bachillerato ¿quién se acuerda ya de ella?, a juzgar por el color del papel y la fecha de la edición: 1982, la vigésima en libro de bolsillo. Y unos cuantos años después, cuando se relee, se disfruta mucho más que entonces. Algo bueno ha de tener envejecer.
Baroja nos presenta a un trasunto de sí mismo, Andrés Hurtado, que es el permanente insatisfecho porque tiene una gran capacidad de análisis- y ningún talento para disfrutar de la vida, todo hay que decirlo-
Huérfano joven de madre, no encuentra acomodo en su familia, consuelo en Dios o confianza en la Iglesia. Sus estudios de Medicina, su esperanza en encontrar camino en la Ciencia, se ven desmitificados desde el primer día de clase por lo absurdo y surrealista del sistema de educación. La proximidad de la Medicina con la muerte queda bien expresada en este párrafo que habla de sus días de estudiante y las clases en la sala de disección: `Eran casi siempre cuerpos esqueléticos, amarillos, como momias. Al dar en la piedra hacían un ruido desagradable, extraño, como de algo sin elasticidad que se derrama; luego los mozos iban cogiendo los muertos, uno a uno, por los pies y arrastrándolos por el suelo, y al pasar unas escaleras que había que bajar a un patio donde estaba el depósito de la sala, las cabezas iban dando lúgubremente en los escalones de piedra. La impresión era terrible; aquello parecía el final de una batalla prehistórica o de un combate de circo romano, en que los vencedores fueran arrastrando a los vencidos´.
Acometerá la profesión de médico con más vocación de filósofo que de matasanos y sobrevivirá a sus diferentes y tristes experiencias profesionales gracias a sus inquietudes intelectuales, que le servirán de parapeto ante las miserias humanas que va conociendo a lo largo de su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s