Austin K2 Ambulance “Katie”

Medios de Transporte de Enfermos y Heridos

Katie

Austin K2 Ambulance “Katie”

La Ambulancia Austin K2, conocida como “Katie” era una ambulancia militar británica fabricada por la Austin Motor Company para su uso durante la Segunda Guerra Mundial. Empezó a fabricarse en 1939 y permaneció en producción hasta 1945. La parte trasera estaba fabricada por la empresa Mann Egerton y podía transportar hasta diez personas sentadas o cuatro en camillas. Se calcula que fueron fabricadas 13.000 ambulancias las fabricadas en la factoria Austin Motor Comapny de Longbridge (Birminghan, Reino Unido). La Austin K” muy popular no solo en los países de la Commmonwealth sino también entre las ropas americanas.

Katie 1

Final cadena de ensamblaje

El cuerpo, conocido como el nº. 2 Mk I / L, fue desarrollado por el Royal Army Medical Corps y producida por Mann Egerton.

Katie 2

Interior de la ambulancia

Ambulancias militares como la Austin K2 fueron usadas tanto en áreas de combate como en zonas civiles.

Video

El mundo entero es Medicina, un dibujo de Pamen Pereira

ArsMedica

El mundo entero es medicina

El mundo entero es Medicina, dibujo de pan de oro y óleo. 75 x 105 cm. 2010

El mundo entero es medicina es el nombre genérico de un tema al que seguramente dedicaré algunos años : fondos dorados y montañas dibujadas con venas rojas, estableciendo una relación absolutamente dependiente del todo con las partes y las partes con el todo. Las venas forman el mismo recorrido que los ríos en la tierra, que las raíces o las ramas de un árbol o que éstas y la ramificación del sistema nervioso. Sabemos que es la comprensión de esta interrelación lo único que puede curar tanto a la humanidad como al individuo en la relación con su existencia en la Naturaleza. Todo funciona como una gran red de conexiones”.

Pamen Pereira

Phubbing

Medicina y Salud Pública

phubbing

Este trastorno de conducta  se inició hacia el año 2007 con el nacimiento del smartphone o teléfono inteligente, que sintetizaba en pocas pulgadas la potencia de un ordenador de sobremesa. Con la posibilidad de mantenerse conectado a Internet a cualquier hora y en cualquier lugar, se generalizó esta obsesiva práctica que muchos perpetúan sin ni siquiera saberlo.
El “phubbing” (término formado a partir de las palabras inglesas phone y snubbing -insultar-) consiste en el acto de menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención al móvil u otros aparatos electrónicos que a su persona. Ha sido recientemente bautizado en EE.UU. y son muchas las plataformas virtuales que combaten activamente este descortés hábito. Sus argumentos aluden al protocolo más básico a la hora de sentarse a la mesa, que reprocha empezar a comer antes de que todos hayan sido servidos o coger comida del plato de otros comensales, y que por ende reprueba el acto de ignorar a quien tenemos al lado.
Ya se sabe que los teléfonos móviles generan adicción y, nos estamos acostumbrando a comunicarnos por WhatsApp, en vez de llamar por teléfono o verse en persona.

Leer más en “Mi viejo maletín