Galo Leoz Ortin

Aragoneses Ilustres

Galo Leoz

Galo Nicanor Benito Leoz Ortin nació en Alcañiz (Teruel) el 22 de abril de 1879 y llego a obtener la consideración y estima de don Santiago Ramón y Cajal  siendo conceptuado como una de las primeras autoridades científicas europeas en Oftalmología.

Durante su vida solo utilizó el primero de sus tere nombres, Galo cuando fue niño y Don Galo, o doctor Leoz, durante su vida de oftalmólogo. La combinación de los dos apellidos, sin embargo, no pudieron sistematizarse tan fácilmente como el nombre, y siempre fueron objeto de malos entendidos. Por ejemplo, cuando Santiago Ramón y Cajal fue profesor suyo en la Facultad de Medicina de San Carlos en Madrid, le dijo en una ocasión: “Usted, Leoz, tiene los apellidos cambiados. En vez de llamarse Leoz Ortin, debería llamarse León Ortiz, eso lo hace usted por llevar la contraria”.

Don Galo falleció  a los 110 años en Madrid y fue considerado como el médico de mayor edad del mundo. Por sus manos pasaron más de 50.000 pacientes de tres generaciones. El doctor Leoz, que pasó consulta hasta los 103 años, fue uno de los pioneros en el estudio sobre la degeneración y regeneración de los nervios ópticos, así como en el trasplante de córnea. Se asentó desde su adolescencia en Madrid. Vivió la guerra de África y la Primera Guerra Mundial, y no ocultaba sus simpatías por la República. Fue profesor de Oftamología en la facultad de Medicina de Madrid, donde había estudiado la carrera, y fue autor de un libro y cientos de trabajos, entre otros el titulado Trabajos de laboratorio de investigaciones biológicas de la Universidad de Madrid, que fue dirigido por el premio Nobel Ramón y Cajal.

Galo Leoz fue un amante de la música clásica, especialmente de la barroca, y sentía gran predilección por la ópera. En 1979, año en que cumplió el siglo, asistía a conciertos, aunque reconocía que ir a espectáculos le causaba tristeza: “Porque todos mis amigos han muerto”. Cuando contaba los 110 años, confesaba que no tenía ningún secreto para la longevidad, aunque sí llevaba una vida normal pero moderada: “Lo que sí he hecho ha sido no preocuparme de mi salud para nada”. Leoz tenía la Medalla de Oro al Trabajo, fue presidente de la Sociedad Española de Oftalmología, presidente de honor de la Sociedad Internacional de Neurología, con sede en Washington, y miembro de honor de las sociedades de oftalmología de la RFA, el Reino Unido e Italia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s