1898 Los últimos de Filipinas, de Salvador Calvo

Medi-Cine

1898_los_ultimos_de_filipinas-735303912-large

A finales del siglo XIX, en la colonia española de Filipinas, un destacamento español de una cincuentena de hombres  fue sitiado en el pueblo de Baler, en la isla filipina de Luzón, por insurrectos filipinos revolucionarios, durante 337 días. En diciembre de 1898, con la firma del Tratado de París entre España y Estados Unidos, se ponía fin formalmente a la guerra entre ambos países y España cedía la soberanía sobre Filipinas a Estados Unidos. Debido a esto, los sitiados en Baler son conocidos como “los últimos de Filipinas”. Pero no fueron todos, en Filipinas quedaron los olvidados, miles de soldados prisioneros y olvidados por su Gobierno.

Entre ios defensores de Baler hubo un médico militar. el marbellí Rogelio Vigil de Quiñones

Vigil, nacido el 1 de enero de 1862 en Marbella, estudió en la Facultad de Medicina de Granada. Durante 11 años –a partir de 1886- ejerció como médico rural en la Alpujarra granadina; y fue en 1897 cuando unió su vocación sanitaria a la carrera militar. Ese año se alistó como voluntario en el Cuerpo de Sanidad Militar y asignado al Ejército de Filipinas.

Trailer

A principios de 1898, Vigil llegó a Manila, dónde inicialmente se le destina al servicio de guardias del Hospital Militar de Malate, para semanas después ocupar en Baler la plaza de director de la nueva Enfermería que habría de establecerse en este pueblo de la costa noreste de la isla de Luzón.

El teniente médico Vigil de Quiñones y Alfaro, uno de los 33 supervivientes de Baler, no solo atendió ejemplarmente a los heridos y enfermos, sino que defendió la posición cuando más cruento era el combate. Sus conocimientos fueron vitales para resistir, ya que al fuego enemigo, se unió la terrible epidemia de beriberi que asolaba al destacamento, que el mismo también padeció. «Adelantándose a su tiempo, pues entonces no se conocía que la causa de ésta enfermedad era la falta de tiamina, salvó a los soldados obligándoles a salir para recibir la luz del sol y recoger alguna planta que les permitiera obtener vitaminas y no enfermar de beriberi»

vigil-quinones_xoptimizadax-ksnb-u203083116855vpb-490x578diario-sur

Rogelio Vigil de Quiñones

El 2 de junio de 1899 los defensores capitularon. Saturnino Martin Cerezo fue el encargado de rendir la plaza . Fueron recibidos por los insurrectos filipinos como heroes.

Heroismo, Valentia, Patriotismo, Defensa, Valor, Soldado, Enfermedad, Cansancio … Baler. Sin duda se trata de una buena pelicula, una pelicula con sufiecientes recursos históricos y artisticos para convertirse en una excenete pelicula histórica.  El guión intenta mostrar la necesidad de los protagonistas para embarcarse en una aventura trágica como la que se vivió en el último bastión español de Filipinas. El mensaje que se transmite es antibelicista desde el minuto uno, centrándose en la historia humana con sus valores y sus deficiencias que hay detrás de cada uno de los defensores. Un buen motivo para adentrarse en el conocimiento de la naturaleza humana y  de parte de nuestra historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s