Ducéntesimo aniversario del Hospital Militar de Zaragoza

Rincones zaragozanos, Sin categoría, Zaragoza desaparecida

derribo Hospital Militar

Derribo del antiguo Hospital Militar de Zaragoza (Convento de San Ildefonso) 1963.

Este año se cumple el ducéntesimo aniversario de la instalación fija de un hospital militar en Zaragoza. Durante los enfrentamientos  bélicos entre el Reino de España con el I Imperio Francés a comienzos del XIX se habilitaron instalaciones para albergar y tratar heridos y enfermos, entre ellas y ante el colapso de las instalaciones sanitarias de la ciudad, el convento de San Ildefonso fue habilitado como “Hospital de Sangre de San Ildefonso”. Este hospital provisional o de campaña, al igual que ocurrió con el de Convalecientes, en el Hospital de Nuestra Señora de Gracia, con el paso de los años terminaría siendo un hospital militar fijo denominado “Hospital Militar de San Ildefonso”, instalación que permaneció en funcionamiento 150 años. Fue en 1817 cuando se alquilo una parte del convento de los dominicos, situado en la Plaza de San Ildefonso y, años después, por la desamortización de 1835, las Ordenes Religiosas fueron disueltas y se le concedió la  propiedad del convento al ejército, en virtud de la Real Orden de 6 de diciembre de 1842. todo ello con la excepción de la iglesia y el huerto, que se destinaron a lavadero público.

Imagen: https://www.flickr.com/photos/zaragozaantigua/15024046967

2008 07 10 Hospital Militar 003

Fuente que adornaba el claustro de antiguo convento de San Ildefonso ubicada actualmente en el Hosital General de la Defensa de Zaragoza

Cristo de Goya

Tradiciones y Leyendas de Aragón

untitled

Se trata de un Cristo crucificado barroco  que se conserva en la Basílica del Pilar, en Zaragoza. Localizado  justo frente a la columna por la que pasan los peregrinos para ser adorada, es decir en el centro del pasillo que existe entre la Santa Capilla y el Altar mayor y de espaldas a éste , a este  Cristo “en majestad” (con cabeza erguida) se le atribuyen varias leyendas.

Una de ellas dice que la cabeza del Cristo en un principio miraba hacia abajo y a su costado derecho, fue entonces cuando se le acerco un pobre y le besó en la mejilla derecha, percibido de ello un rico que andaba por allí, quiso hacer el mismo gesto devocional y para ello, sacó de su bolsillo un pañuelo y lo dirigió hacia su mejilla que había besado justo antes el pobre, con intención de limpiar la zona que había besado el indigente, en ese momento la cabeza del Cristo se giró para quedar en su posición actual.

Otros cuentan que Jesús mira hacia la cúpula que Goya pintó contemplando a su madre (Regyna Martyrum) en sus últimos momentos. De ahí recibe el nombre de “Cristo de Goya”.

Y finalmente hay quien dice que este Cristo mira hacia el Ebro vigilando su cauce y evitando sus avenidas  y protegiendo de esa manera a la ciudad y a sus gentes.

 

Anclados en el tiempo: los últimos pigmeos bagyelis. Un post de “Médico y trovador”

Solidaridad

manolo-millan-y-amigos

Manolo Millán y amigos

En la región más al sur de Camerún y junto a la frontera de Guinea Ecuatorial, se extiende un territorio habitado por el pueblo “Bagyeli”, una de las etnias pigmeas que viven en Camerún; acorralados por multinacionales que se dedican a a la agricultura extensiva y a la construcción del un gran puerto proyectado por el Gobierno Camerunés, sobreviven a duras penas,  a pesar de la ayuda recibida de varias organizaciones incluida “AMBALA” para la que trabajo.

Médico y trovador

 

Cincomarzada

Tradiciones y Leyendas de Aragón

cincomarzada

El origen de esta celebración se remonta al 5 de marzo de 1838, fecha en que, durante la inhumana primera guerra civil de España (descafeinadamente conocida en la Historia como Primera Guerra Carlista) tropas partidarias del pretendiente al trono de España Carlos V (hermano del rey Fernando VII, quien había muerto en 1833) principalmente aragonesas, intentaron el asalto y ocupación de la ciudad de Zaragoza, postulada en favor de Isabel II, hija del difunto rey.

El asalto resultó un rotundo fracaso para los asaltantes carlistas, comandados por el brigadier Cabañero (turolense, de Urrea de Gaén), de manera que más de 200 soldados aragoneses resultaron muertos en la lucha, y casi un millar fueron apresados, siendo solo unos pocos, incluidos el propio Cabañero, quienes lograron escapar de la ciudad.

Tras el fín de la I Guerra Carlista (1840), el Ayuntamiento constitucional de Zaragoza declaró festivo el aniversario del 5 de Marzo y lo conmemoró oficial y solemnemente.La Cincomarzada es una de las fiestas locales de Zaragoza a pesar de que durante varios años estuvo prohibida su celebración (se dejo de celebrar en 1937), posiblemente para no herir la sensibilidad del Requeté. Pasada la dictadura de Franco, durante la alcaldia de Ramón Sainz de Baranda (1979-1986) se volvieron a retomar los festejos, y desde entonces los zaragozanos se reúnen en el Parque del Tío Jorge para celebrar y disfrutar este día festivo con actividades culturales, deportivas y musicales.

Curiosamente un día festivo celebrando una fecha en la que los zaragozanos lucharon entre si. Hoy día la cincomarzada constituye una tradición de merendar al aire libre más que a conmemorar una victoria bélica de una facción frente a otra. Sea de esperar que la historia no se repita por olvidar los verdaderos origenes de un enfrentamiento entre zaragozanos.

Es importante recordar la historia para no repetirla como dijo, en su día, Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana.

Sirva este post hacer llegar los verdaderos origenes a las nuevas generaciones.

“Quien olvida su historia está condenado a repetirla” Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana.

Una frase cargada de sentimiento, de emociones y, sin duda, de verdad.