En el poder y la enfermedad, de David Owen

Mi Biblioteca

Poder y enfermedad

Esta obra es una provocadora observación del mundo de la política; un profundo comentario sobre la relación entre personalidad y conducta y sobre la naturaleza y consecuencias del liderazgo político».
The New England Journal of Medicine

En el poder y en la enfermedad trata de la interrelación entre la política y la medicina. El autor se declara fascinado por ella y la ha analizado en ambos campos. La enfermedad en personajes públicos suscita importantes cuestiones: su influencia sobre la toma de decisiones, los peligros de mantener en secreto la dolencia o la dificultad para destituir a los dirigentes enfermos.

Como médico, el autor tuvo ocasión de ver las tensiones de la vida política y sus consecuencias; como político, se fijó en los dirigentes que no padecen dolencias mentales pero desarrollan el «síndrome de hybris» o embriaguez del poder: persistencia en el error e incapacidad para cambiar. Este libro estudia las enfermedades padecidas por Jefes de Estado y de Gobierno como John F. Kennedy, el Sha de Persia o Mitterrand, entre otros.

Un libro de interesante lectura que además de entretener, enseña

José Peris Lacasa

Aragoneses Ilustres

José Peris

El compositor y pedagogo José Peris Lacasa nació en Maella (Zaragoza) en 1924. Paisano de Pablo Gargallo empezó pronto a interesarse por la música y fueron dos sacerdotes, Fernando Fuster, de Maella, y León Andía, de Valdetormo, los que le enseñaron los secretos del órgano, aunque quizá antes empezó en la rondalla de su pueblo con la guitarra.

De Maella pasó al conservatorio de Zaragoza, y allí los profesores recomendaron a sus padres que lo mandasen a la capital de España. En el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid estudió piano, armonía y contrapunto, entre otras disciplinas, y composición y órgano con el maestro Jesús Guridi. Entró a formar parte de la órbita de Óscar Esplá, Salvador Bacarise o el navarro Fernando Remacha, contemporáneo de Pilar Bayona.Poco después recibió una beca para estudiar en Paris con Nadis Boulanger. En 1952 , fascinado por la obra de Carl Orff, se trasladó a Múnich y perfeccionó su aprendizaje con él. En 1958, gracias a su maestro y a Karl Amadeus Hartmann, ingresó en la Sociedad de Autores de Alemania.

Hacia 1960, casi contra pronóstico y los deseos de Orff, regresó a España para seguir el magisterio de su gran amigo Esplá. Trabajó en Alicante donde ganó la cátedra de Armonía, contrapunto y fuga del Conservatorio Superior, y fundó y dirigió el Festival Internacional de Música. En 1965 ganó el Premio Nacional de Música.

Le gustaba recordar que fue organista en el Palacio Real de Madrid y glosaba sus conciertos alrededor del mundo y en el Auditorio de Zaragoza.

Entre sus numerosas obras destacan su Elegía para Gisela, en homenaje a su mujer, fallecida en un accidente de tráfico y que estrenó Narciso Yepes; Variaciones para gran orquesta sobre una pavana de Luys de Milán, que fue una de sus primeras composiciones para orquesta, o Canciones para Dulcinea para voz y conjunto instrumental. También su versión de Las siete últimas palabras de Cristo en la cruz, de Joseph Haydn, para cuarteto de cuerda y voz, que estrenó en 2008 y que presentó ante el Papa Benedicto XVI en 2010. George Ratzinger escuchó en el Festival de Música Sacra de Nürenberg su versión de esa obra y se lo contó a Benedicto XVI. Así que cumpliendo con el deseo del Papa, se organizó la audición de la obra como regalo para el día de su onomástica en la Sala Clementina, al lado de la Capilla Sixtina. Además de toda la curia romana, acudieron periodistas de todo el mundo.

Académico de Honor de la Real Academia de San Luis José Peris falleció en Madrid en la madrugada del pasado día 5, a los 92 años de edad. Los restos mortales de José Peris Lacasa se trasladaron al Tanatorio de San Isidro, donde se celebró una ceremonia de despedida. Sus cenizas serán depositadas en su localidad natal.

 

Texto basado en uno de Anton Castro