Ser médico

Medicina y Salud Pública

Este documental esta coproducido por el Instituto de Ética Clínica Francisco Vallés – UE y la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), pretende destacar las virtudes que debe tener un médico. Estructurado en siete virtudes que debe tener el médico (voluntad, sacrificio, investigación, humanidad, excelencia, universalidad y compromiso), cuenta con los testimonios del director de cine José Luis Garci, del líder sindical y médico José María Fidalgo, del filósofo Javier Sádaba, del presidente del ICOMEM D. Miguel Ángel Sánchez Chillón, y de otros médicos jóvenes y no tan jóvenes. Además, recoge las grabaciones históricas recuperadas del Dr. D. Santiago Ramón y Cajal, del Dr. D. Severo Ochoa, del Dr. D. Gregorio Marañón, del Dr. D. Carlos Jiménez Díaz o del Dr. D. José María Segovia de Arana.

La nuestra es la única profesión que atiende y protege la salud de las personas desde antes de nacer hasta su muerte.

No debemos  olvidar que la medicina es la profesión a la cual, los seres humanos, en calidad de pacientes, acuden con más confianza o fe.

El médico debe actuar con gran honestidad y tratar al paciente con todo respeto y consideración. Por eso, no debemos llamarlo cliente (como algunos les dicen en la medicina privada), ni usuario, sino que siempre debe calificársele respetuosamente como paciente, y sobre todo, reconocer la “dignidad” que, como persona, tiene, y tratarlo como quisiéramos ser tratados nosotros cuando estamos enfermos.

 

Anuncios

CADA MINUTO CUENTA…

Sin categoría

HISTORIAS CON ALMAX

Últimamente pienso ¿Quién cuida realmente de un paciente de cáncer metastásico?

Por mí experiencia, creo que el mismo enfermo, perdonar si parezco egoísta, ¡pues claro! que están los centros especializados, la familia, amigos etc. Pero se cansan…

Sé que los enfermos nos volvemos cansinos, lo sabía cuando ejercía como médico y me sentía impotente porque habían más pacientes y tenía de atenderlos a todos… Qué diferente se ve desde donde me encuentro ahora, son tantas cosas por explicar, tantos miedos, tanta inseguridad, tanto estrés que te conviertes en una bomba de relojería, teniendo la sensación de que en cualquier momento vas a explotar…

Y te encuentras dando palos de ciego, queriendo chillar: ¡Estoy aquí!… Pero no hay nadie que en ese momento te abrace y te trasmita su calor… sólo una misma.

Tienes que estar pendiente de tomar la medicación, de que no se te pase la hora de la…

Ver la entrada original 126 palabras más

MAXXPRO Ambulancia

Medios de Transporte de Enfermos y Heridos

ambulanccia 1

El vehículo MaxxPro ambulancia utiliza todas las características de la MaxxPro Plus. El interior del vehículo está configurado para dar cabida a los soldados heridos en lugar de transportar tropas y tiene un espacio  para llevar a todo el equipo médico que sea necesario.AmbulanciaEste vehículo de evacuación médica no dispone de armamento. Los Marines USA han contratado 250 MaxxPro Dash en versión ambulancia por 183 millones de dólares.

Nueva ambulancia militar china blindada

Medios de Transporte de Enfermos y Heridos

ambulancia blindada

Esta ambulancia china blindada esta montada sobre la base de un chasis BMP-1 ruso. Esta equipada de un equipo de transfusión de sangre, equipo de oxigenoterapia, sístema de desinfección de agua y recipientes para medicamentos.

Esta ambulancia esta llamada a ser el vehicluo standard para el transporte sanitario chino.
Cuenta con una ametralladora de 12,7 mm en la torreta.
ambulancia china

Anecdotario secreto de Ramón y Cajal (I): Travesuras de infancia y culturismo — Un dermatólogo en el museo

Sin categoría

Federico MadrazoRetrato de Santiago Ramón y Cajal (1910) Óleo sobre lienzo. Ateneo de MadridDe Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) se cuentan muchas anécdotas. Muchas de ellas me han llegado por tradición oral y otras aparecen citadas en algunas obras sobre el ilustre científico. Aportaremos aquí una breve recopilación.Un niño travieso y un padre severo El padre de Ramón y…

a través de Anecdotario secreto de Ramón y Cajal (I): Travesuras de infancia y culturismo — Un dermatólogo en el museo

Helicóptero AW139 rescate

Medios de Transporte de Enfermos y Heridos

AW139 vuelo

El AW139 es un helicóptero biturbina equipado con tecnología de vanguardia. cuenta con una cabina grande y cómoda que permite maniobrar a los miembros del equipo de operadores.

Su interior puede acomodar de 2 a 4 camillas o hasta 5 pasajeros. El AW139M (versión militar) puede ser desplegado en misiones militares y de seguridad  incluyendo soporte en el campo de batalla, comando y control, vigilancia marítima, búsqueda y rescate (SAR), la vigilancia, la utilidad o el transporte de tropas, evacuación médica (MEDEVAC) y apoyo de fuego.

 

AW139

El gobierno de España seleccionó esta versión en el año 2006, para modernizar la flota de helicópteros de la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (SASEMAR) y sustituir paulatinamente a los Sikorsky S-61N en servicio. Fue el quinto país en adquirir este modelo, tras los Emiratos Árabes Unidos, Omán, Irlanda y Estonia.

Síndrome de Ulises

Medicina y Salud Pública

maleta

El síndrome de Ulises se caracteriza, por un lado, porque la persona padece unos determinados factores estresantes o duelos y, por otro, porque aparecen un amplio conjunto de síntomas psíquicos y somáticos (depresión, ansiedad, somatizaciones, etc.). En la actualidad constituye un problema de salud mental emergente en los países de acogida de inmigrantes, para el que los médicos de familia españoles debemos estar preparados como consecuencia de la última oleada de inmigración a Europa.

Leer más en “Mi viejo maletin”

En el poder y la enfermedad, de David Owen

Mi Biblioteca

Poder y enfermedad

Esta obra es una provocadora observación del mundo de la política; un profundo comentario sobre la relación entre personalidad y conducta y sobre la naturaleza y consecuencias del liderazgo político».
The New England Journal of Medicine

En el poder y en la enfermedad trata de la interrelación entre la política y la medicina. El autor se declara fascinado por ella y la ha analizado en ambos campos. La enfermedad en personajes públicos suscita importantes cuestiones: su influencia sobre la toma de decisiones, los peligros de mantener en secreto la dolencia o la dificultad para destituir a los dirigentes enfermos.

Como médico, el autor tuvo ocasión de ver las tensiones de la vida política y sus consecuencias; como político, se fijó en los dirigentes que no padecen dolencias mentales pero desarrollan el «síndrome de hybris» o embriaguez del poder: persistencia en el error e incapacidad para cambiar. Este libro estudia las enfermedades padecidas por Jefes de Estado y de Gobierno como John F. Kennedy, el Sha de Persia o Mitterrand, entre otros.

Un libro de interesante lectura que además de entretener, enseña

José Peris Lacasa

Aragoneses Ilustres

José Peris

El compositor y pedagogo José Peris Lacasa nació en Maella (Zaragoza) en 1924. Paisano de Pablo Gargallo empezó pronto a interesarse por la música y fueron dos sacerdotes, Fernando Fuster, de Maella, y León Andía, de Valdetormo, los que le enseñaron los secretos del órgano, aunque quizá antes empezó en la rondalla de su pueblo con la guitarra.

De Maella pasó al conservatorio de Zaragoza, y allí los profesores recomendaron a sus padres que lo mandasen a la capital de España. En el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid estudió piano, armonía y contrapunto, entre otras disciplinas, y composición y órgano con el maestro Jesús Guridi. Entró a formar parte de la órbita de Óscar Esplá, Salvador Bacarise o el navarro Fernando Remacha, contemporáneo de Pilar Bayona.Poco después recibió una beca para estudiar en Paris con Nadis Boulanger. En 1952 , fascinado por la obra de Carl Orff, se trasladó a Múnich y perfeccionó su aprendizaje con él. En 1958, gracias a su maestro y a Karl Amadeus Hartmann, ingresó en la Sociedad de Autores de Alemania.

Hacia 1960, casi contra pronóstico y los deseos de Orff, regresó a España para seguir el magisterio de su gran amigo Esplá. Trabajó en Alicante donde ganó la cátedra de Armonía, contrapunto y fuga del Conservatorio Superior, y fundó y dirigió el Festival Internacional de Música. En 1965 ganó el Premio Nacional de Música.

Le gustaba recordar que fue organista en el Palacio Real de Madrid y glosaba sus conciertos alrededor del mundo y en el Auditorio de Zaragoza.

Entre sus numerosas obras destacan su Elegía para Gisela, en homenaje a su mujer, fallecida en un accidente de tráfico y que estrenó Narciso Yepes; Variaciones para gran orquesta sobre una pavana de Luys de Milán, que fue una de sus primeras composiciones para orquesta, o Canciones para Dulcinea para voz y conjunto instrumental. También su versión de Las siete últimas palabras de Cristo en la cruz, de Joseph Haydn, para cuarteto de cuerda y voz, que estrenó en 2008 y que presentó ante el Papa Benedicto XVI en 2010. George Ratzinger escuchó en el Festival de Música Sacra de Nürenberg su versión de esa obra y se lo contó a Benedicto XVI. Así que cumpliendo con el deseo del Papa, se organizó la audición de la obra como regalo para el día de su onomástica en la Sala Clementina, al lado de la Capilla Sixtina. Además de toda la curia romana, acudieron periodistas de todo el mundo.

Académico de Honor de la Real Academia de San Luis José Peris falleció en Madrid en la madrugada del pasado día 5, a los 92 años de edad. Los restos mortales de José Peris Lacasa se trasladaron al Tanatorio de San Isidro, donde se celebró una ceremonia de despedida. Sus cenizas serán depositadas en su localidad natal.

 

Texto basado en uno de Anton Castro

Ducéntesimo aniversario del Hospital Militar de Zaragoza

Rincones zaragozanos, Sin categoría, Zaragoza desaparecida

derribo Hospital Militar

Derribo del antiguo Hospital Militar de Zaragoza (Convento de San Ildefonso) 1963.

Este año se cumple el ducéntesimo aniversario de la instalación fija de un hospital militar en Zaragoza. Durante los enfrentamientos  bélicos entre el Reino de España con el I Imperio Francés a comienzos del XIX se habilitaron instalaciones para albergar y tratar heridos y enfermos, entre ellas y ante el colapso de las instalaciones sanitarias de la ciudad, el convento de San Ildefonso fue habilitado como “Hospital de Sangre de San Ildefonso”. Este hospital provisional o de campaña, al igual que ocurrió con el de Convalecientes, en el Hospital de Nuestra Señora de Gracia, con el paso de los años terminaría siendo un hospital militar fijo denominado “Hospital Militar de San Ildefonso”, instalación que permaneció en funcionamiento 150 años. Fue en 1817 cuando se alquilo una parte del convento de los dominicos, situado en la Plaza de San Ildefonso y, años después, por la desamortización de 1835, las Ordenes Religiosas fueron disueltas y se le concedió la  propiedad del convento al ejército, en virtud de la Real Orden de 6 de diciembre de 1842. todo ello con la excepción de la iglesia y el huerto, que se destinaron a lavadero público.

Imagen: https://www.flickr.com/photos/zaragozaantigua/15024046967

2008 07 10 Hospital Militar 003

Fuente que adornaba el claustro de antiguo convento de San Ildefonso ubicada actualmente en el Hosital General de la Defensa de Zaragoza