Ducéntesimo aniversario del Hospital Militar de Zaragoza

Rincones zaragozanos, Sin categoría, Zaragoza desaparecida

derribo Hospital Militar

Derribo del antiguo Hospital Militar de Zaragoza (Convento de San Ildefonso) 1963.

Este año se cumple el ducéntesimo aniversario de la instalación fija de un hospital militar en Zaragoza. Durante los enfrentamientos  bélicos entre el Reino de España con el I Imperio Francés a comienzos del XIX se habilitaron instalaciones para albergar y tratar heridos y enfermos, entre ellas y ante el colapso de las instalaciones sanitarias de la ciudad, el convento de San Ildefonso fue habilitado como “Hospital de Sangre de San Ildefonso”. Este hospital provisional o de campaña, al igual que ocurrió con el de Convalecientes, en el Hospital de Nuestra Señora de Gracia, con el paso de los años terminaría siendo un hospital militar fijo denominado “Hospital Militar de San Ildefonso”, instalación que permaneció en funcionamiento 150 años. Fue en 1817 cuando se alquilo una parte del convento de los dominicos, situado en la Plaza de San Ildefonso y, años después, por la desamortización de 1835, las Ordenes Religiosas fueron disueltas y se le concedió la  propiedad del convento al ejército, en virtud de la Real Orden de 6 de diciembre de 1842. todo ello con la excepción de la iglesia y el huerto, que se destinaron a lavadero público.

Imagen: https://www.flickr.com/photos/zaragozaantigua/15024046967

2008 07 10 Hospital Militar 003

Fuente que adornaba el claustro de antiguo convento de San Ildefonso ubicada actualmente en el Hosital General de la Defensa de Zaragoza

Santuario de Nuestra Señora de Zaragoza la Vieja

Rincones zaragozanos, Tradiciones y Leyendas de Aragón

Ermita 5

Santuario de Nuestra Señora de Zaragoza La Vieja

A unos 14 kilómetros de la ciudad de Zaragoza, aguas abajo del Ebro,  se encuentra este santuario.  El actual templo data del siglo XVII. Durante la Guerra civil fue utilizada la iglesia como cuartel de las tropas moras que operaban en el sector del Ebro dejándola completamente en ruinas. Hoy en día luce remozada dentro de la urbanización Virgen de la Columna, en el Burgo de Ebro.

Según la tradición, en una de las persecuciones que padeció Zaragoza, no se sabe si en la de los Gentiles o Árabes, los cristianos que habitaban en el sitio donde hoy está la Iglesia de San Miguel y que veneraban, en una devota y humilde capilla de paja y barro, la imagen de Nuestra Señora, fueron expulsados, permitiéndoles habitar en el término conocido como El Burgo, donde cultivaban los campos de aquella ribera, contentos,  pero tristes por alejarse de la Santa Imagen que veneraban.

Ermita 6

Interior del Santuario

Pero en una tarde del mes de mayo de año indeterminado, un zagal que apacentaba su ganado, al dirigirse a encerrarlo en el corral, las ovejas se pararon ante una grandes matas de esparto negándose a seguir, a pesar de la insistencia de los perros y el pastorcillo. Se adelantó el zagal a la cabeza del ganado y quedó maravillado, al contemplar entre las matas de esparto una imagen de la Virgen rodeada de un halo luminoso. Conocido el hecho por los vecinos del Burgo decidieron edificar en el lugar una ermita bajo la advocación de Nuestra Señora de Zaragoza la Vieja, y se continuó allí el culto hasta nuestros tiempos, “experimentándose entonces y ahora singulares prodigios de Nuestra.Señora, a cuya sombra vivieron aquellos antiguos cristianos zaragozanos.” Algunos han afirmado que la Santa Imagen que apareció en este sitio fue la misma que antes veneraron aquellos cristianos expulsados.

La ermita de Nuestra Señora de Zaragoza la Vieja perteneció durante siglos a la parroquia de San Miguel, llamada de los Navarros (por asentarse en ese lugar los guerreros navarros que acompañaron a Alfonso I el Batallador en la conquista de Zaragoza), de la capital, hasta que las gestiones del párroco de El Burgo de Ebro cerca del arzobispo consiguieron que pasara de forma perpetua a pertenencia municipal, por Decreto de 8 de mayo de 1972.

Ermita 2

Nuestra Señora de Zaragoza La Vieja.  Finales del S.XIII
Dimensiones: 71 x 28 x 28 cm.

Una vez restaurada la imagen, dado su gran valor, se procedió a hacer una réplica fiel, que es la que se conserva en la Ermita, en tanto que la original se custodia en la exposición permanente del Museo Diocesano de Zaragoza.

En la ermita se han hallado restos de la época Imperial romana y denarios de plata de la Huesca ibérica, que actualmente se encuentran en el museo Parroquial.

Muy cerca de la ermita se halla el yacimiento de La Cabañeta, interesante yacimiento celtibero y romano..  Recibe este nombre por estar junto a la zona por donde discurre la Cabaña Real. En el terreno se han identificado una zona de termas y otra de almacenes, inscripciones latinas, monedas, vasijas, objetos de cocina, piezas metálicas, vasijas y restos de templos, casas y fortificaciones de defensa, aunque queda gran zona sin excavar.

Fundado el asentamiento sobre el siglo II antes de Cristo, es muy posible que fuera la ciudad de la Castra Aelia que cita el historiador Tito Livio al relatar la campaña del general romano Sertorio por tierras hispanas en el año 77 a. C. Es un asentamiento grande que ocuparía unas 20 hectáreas en su zona cerrada.
Pero lo curioso son las leyendas que se cuentas de este lugar. Dicen algunas voces que este es el lugar en donde se asentaba realmente la ciudad importante de toda la zona del Ebro medio romano en el principio de nuestra era. Y que en esta ciudad era donde vivía el Apóstol Santiago cuando la Virgen del Pilar se le apareció a las orillas del río Ebro, y no en el actual emplazamiento de la ciudad de Zaragoza, distante a una docena de kilómetros.
Por estas leyendas, esta ermita dedicada a la virgen de Zaragoza la Vieja, lleva este nombre que puede parecer curioso, haciendo mención a que este lugar sería donde se encontrar realmente la ciudad de “¿la actual Zaragoza?” más vieja que la que estaba en la actual ubicación, conocida por Caesaraugusta. Leyendas que tal vez con más años de investigación se logren aclarar o resolver.

Iglesia de San Juan y San Pedro (Zaragoza desaparecida)

Rincones zaragozanos

Torre de San Juan y San Pedro

  Torre mudéjar de San Juan y San Pedro, derribada en 1969.

Esta Iglesia se localizaba en la calle homónima, en la zona comprendida entre la calles de Don Jaime y de San Vicente de Paúl, en el casco histórico de la ciudad de Zaragoza. Tan histórico y antiguo que en esa misma calle, hace ya unos años, se descubrió una de las termas de la antigua Caesaraugusta, espacio hoy convertido en el “Museo de las Termas Romanas”. (*)

La torre mudéjar de San Juan y San Pedro era una de las cinco que dibujaban la silueta tradicional de la ciudad. De ellas sólo nos quedan cuatro (as de San Pablo, San Gil, la Magdalena y San Miguel). La que hoy nos ocupa era la más modesta,

La iglesia de San Juan y San Pedro era un modesto edificio de ladrillo y tapial con torre cuadrada decorada con una imposta simple de lazo, mudéjar, formando rombos, con portadita barroca y plano característico del siglo XIV: nave única, ábside poligonal y bóveda de crucería. Renovada en estilo barroco a finales del XVII, se cambió esta cubierta por otra, sobre lunetos.

Se sabe que su torre era alminar posiblemente no tanto como lugar para la llamada a voces para la oración sino como lugar para otear toda la parroquia pues los huecos tabicados a la altura de donde estaba la campana eran espacios muy pequeños para poder colocar más.

Como comenta Guillermo Fatás, “averiguaciones eruditas debidas al celo estudioso de Don Laurentino Barrena han permitido saber a dónde fue a parar parte de su patrimonio artístico. En Villar de los Navarros y en Ejulve hay algunas cosas que estuvieron en ella. El retablo del Rosario, barroco, guarnece hoy la capilla de una institución deportiva (“Stadium Casablanca”); una efigie esculpida de Santa Rita se guarda ahora en la parroquieta de La Seo, tres tablas góticas, muy repintadas, que para Post serían del maestro Arnoult, están en las colecciones del palacio archiepiscopal. Y una pieza de altos vuelos, retablo escultórico de hacia 1556, con visibles influencias de Yoli, se destinó al Seminario nuevo (hoy sede de dependencias municipales) por lo que probablemente ha sido nuevamente trasladado al neoseminario de la vía Hispanidad“. (Guía Histórico-Artística de Zaragoza, Excelentísimo Ayuntamiento de Zaragoza, 1982. pp. 366-367).

San J y San P

Calle de San Juan y San Pedro (antigua de San Juan el Viejo) [Fotografía]. En el centro, casa que fue Vicaría parroquial; a su lado, haciendo esquina con la calle del Refugio, bloque de viviendas que sustituye desde 1969 a la derribada iglesia de San Juan el Viejo. En: Ona, 1997, p. 172.

Plaza de los Medicis

Confluencia de las actuales calles de los Argensola y San Juan y San Pedro con la plaza de San Pedro Nolasco. Aquí estuvo la plazuela llamada de Alegre o de los Médicis. En: Ona, 1997, p. 173.

(*) En esta calle, en su núemro 3, justo en el edificio donde más tarde se descubrieron las termas nació, en medio de una reseñada ola de frio, el autor de este post un 12 de febrero de 1956 (El Gran Frio: 1956)

El Castillo Palomar (Zaragoza Desparecida)

Rincones zaragozanos

Castillo Palomar 1El castillo Palomar a finales de la decada de los cincuenta del pasado siglo

Hace tiempo que me rondaba por la cabeza dedicar un articulo de este blog a este rincón zaragozano, ya desaparecido, tan emblematico y que los que pertenecen a mi generación recordaran con toda seguridad.
Asentado en una área conocida como La Bombarda la finca o torre de los Palomar tenía en 1889 una extensión de 974 hectáreas, con una casa en su interior, en lo alto de un monticulo, que se parecía a un castillo, la cual se conservó hasta los años setenta. Desde el lugar se podía divisar una buena parte de la huerta zaragozana.

Castillo Palomar 2Gentileza de Miguel Ángel Navarro

El “castillo” se situaba junto a la Avenida de Navarra, mirando la parte más alta de la imagen a la zona en donde hoy se encontraría la Estación de Renfe Delicias. A la izquierda del plano publicado más abajo, se puede observar el camino que llevaría hacia el Castillo desde la zona de la actual Avenida Madrid junto a su cruce con la calle Rioja.
Se conservan algunas fotos de este edificio del que se desconoce el año de su construcción. Con posterioridad al derribo del edificio la finca fue convertida en parque, inaugurado en 1971, y reducida su extensión a 3,5 hectáreas.
En conjunto, la zona era rural, de campos con abundante zona verde, próxima a Acumuladores Tudor y a algunas viviendas construidas por esta empresa para sus trabajadores.

Castillo Palomar 3

Por gentileza de D. Miguel Ángel Navarro.
Pequeño plano del Castillo Palomar

Este post fue publicado en “Aragón y Medicina”, blog desgraciadamente desaparecido, el 28 de agosto de 2009

Hospital Real y General de Nuestra Señora de Gracia

Rincones zaragozanos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hoy es parte del conjunto del Hospital Provincial de Zaragoza, y antiguo hospital de Convalecientes. El conjunto fue levantado por iniciativa del arzobispo don Diego de Castillo como sanatorio para enfermos pobres y fundado el 18 de febrero de 1677. En la portada de la iglesia aparecen las armas de su fundador y la figura de la Virgen con unos enfermos a sus pies. En el interior destaca su cúpula elíptica sobre planta de cruz griega; la magnifica imagen de Cristo crucificado conocido como el “Cristo de los Artistas”, obra de Juan de Anchieta, y el Retablo Mayor (1770-1775) cuyo lienzo central fue realizado por José Luzán.

Fotografia: joseacuenca

Casa Palacio de Palafox (Zaragoza)

Rincones zaragozanos

Zaragoza. Casa Palacio de Palafox. Entrada

El General José Rebolledo de Palafox y Melci, defensor de Zaragoza durante los sitios y duque de Zaragoza nació y habitó en este palacio del siglo XVI (remodelado en el s. XVIII) que fuera propiedad de su familia, los marqueses de Lazán, desde el siglo XVII. Se trata de un edificio de ladrillo  con cuatro pisos entre los que destaca el noble con una sucesión de balcones. Situado en la calle de Palafox, se encuentra a escasos metros de la Seo del Salvador. La puerta, en el extremo derecho de la fachada, tiene un sencillo enmarcamiento de piedra y decoración neoclásica. También habitó en su fica de La Alfranca, hoy convertido en Centro de Interpretación de Medio Ambiente.

Zaragoza. Casa Palacio de Palafox. Detalle

Detalle de la fachada. Placa en conmemoración del I Centenario de Los Sitios

Fotografias joseacuenca

Arco y casa del Deán (Zaragoza)

Rincones zaragozanos

Zaragoza Arco del Dean

Se trata de uno de los rincones más pintorescos de la ciudad de Zaragoza. Se localiza al lado de la Catedral de La Seo del Salvador.

La Casa del Deán tiene tres plantas entre las que se distribuyen diferentes dependencias. La planta baja consta de un patio y vestíbulo de entrada. La planta noble se destina a las habitaciones privadas y un gran salón. En la planta superior se disponían las habitaciones de huéspedes, dotada de importantes estancias: la Sala de Música, Sala de tapices o la Salita Pompeyana.

La Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragon y Rioja rescato para la ciudad, librandola de una ruina segura, la Casa y el Arco del Deán, en cuyo interior, como demuestra el profesor Olivan Bayle en su esplendida monografia se fraguo parte importantisima de la historia de Zaragoza.

Zaragoza. Arco del Dean. Detalle

El deán, segunda persona en importancia dentro del cabildo catedralicio, después del prelado, decidió construir en 1293 un arco que uniese la catedral y su nueva casa.

El arco fue reformado entre 1585 y 1587 a cargo del prior Juan Antonio Romero. Fue entonces cuando se llevó a cabo el mirador de ventanas de arcos en ajimez de tradición plateresco-mudéjar con tracerías de mano de obra probablemente morisca.

Su gran deterioro hizo que en 1958 se emprendiera una completa reforma, que fue llevada a cabo por Teodoro Ríos Balaguer y Teodoro Ríos Usón. El resultado fue una reconstrucción casi de nueva planta donde se utilizaron los elementos previamente existentes y se incorporaron otros para conseguir un resultado convincente en su recuerdo del arco original. Esta actuación obtuvo el Trofeo Ricardo Magdalena de ese año.

El arco apuntado data, como queda dicho más arriba, de 1587 y sobre él destaca un mirador con tres airosos ventanales de tradición gótico mudéjar que dan a la plaza de San Bruno. El fino trabajo de yesería recuerda el de las puertas y ventanales del palacio de los Reyes Católicos de la Aljafería, que data de fines del siglo XV.

Actualmente es propiedad de Ibercaja, convertida en centro que alberga las obras de su patrimonio artístico y utilizada como residencia de visitantes ilustres de Zaragoza.

Café “Ambos Mundos” (Zaragoza desaparecida)

Rincones zaragozanos

edificio-del-ambos-mundos

Edificio en cuyos bajos (ocupaba todos los del edificio) se ubicaba el Café Ambos Mundos. Imagen: “Ocio Urbano Zaragoza

Situado en el Paseo de la Independencia, 32-34, junto a la calle Casa Jiménez, con un jardin que llegaba hasta la calle Ponzano, en el último porche del lado occidental del Paseo de la Independencia, se inauguró en octubre de 1881 y fue una referencia ineludible de la hostelería zaragozana y de los visitantes a la ciudad ( se cuenta que tenia hasta 208 mesas de mármol)
Según “Memoria libertariafue lugar de encuentro y reunión de los movimientos libertarios y republicanos hasta la dictadura franquista. En este local se fraguaron muchos planes y muchos de los sabotajes que vivió Zaragoza durante las primeras décadas del S. XX.

café ambos-mundos 1920

El Café Ambos Mundos en la década de los 20 del siglo pasado.

También fue testigo de muchos de dichos sabotajes, como alguna de las bombas que explotaron en 1920 frente a su fachada. Durante la huelga general que paralizó la ciudad, a finales de este mismo año, se llevó a cabo un proceso judicial para esclarecer los sucesos ocurridos y se señaló el café Ambos Mundos como el lugar de reunión de los sindicalistas, y el 12 de noviembre de ese mismo año el gobernador clausuró el local durante un tiempo y detuvo al dueño del Café. A lo largo de sus muchos años de historia fue objetivo de las fuerzas de seguridad que cada poco tiempo hacían redadas entre sus comensales.
No sólo los movimientos libertarios encontraron su lugar de reunión entre las 308 mesas de que disponía el local, en 1930 los conspiradores del Pacto de San Sebastián que protagonizarían la llamada insurrección de Jaca, se reunieron en este espacio.
Durante la guerra civil cambió su papel, en el invierno de 1938 apareció una noticia en los periódicos de la España republicana en la que se aseguraba que los hospitales de Zaragoza estaban desbordados tras la batalla de Teruel y que por ese motivo se había habilitado el café como hospital.
Cerveceria, chocolateria, cafeteria, sala de fiestas y restaurante constituyó todo un hito en su tiempo. Otro de los atractivos del Ambos Mundos fue la calidad de los músicos que ambientaban sus veladas, es fácil encontrar en prensa de tirada nacional referencias al café Ambos Mundos como parada obligada de importantes músicos en sus largas giras. Por ejemplo el maestro Luna, famoso compositor de zarzuelas, también trabajó durante un tiempo en el Ambos Mundos como músico.

Su ocaso se produjo como consecuencia de su nefasto balance económico al arrastrar cuantiosos gastos para su mantenimiento.

Tras su cierre, después de 74 años de historia, pasó a ser sede de una sucursal del Banco de Crédito de Zaragoza, después fue sede de dependencias del Gobierno de Aragón y ahora, recientemente vendido, se encuentra a la espera de que lo ocupe el nuevo propietario

Antiguo Hospital Militar de Zaragoza (Convento de San Ildefonso). Zaragoza desaparecida

Rincones zaragozanos

Antiguo hospital militar

Iglesia de Santiago y a su lado el edificio del antiguo Hospital Militar de Zaragoza

En 1817 se alquilo una parte del convento de los dominicos, situado en la Plaza de San Ildefonso y, años después, por la desamortización de 1835, las Odenes Religiosas fueron disueltas y se le concedió la propiedad del convento al ejército, en virtud de la Real Orden de 6 de diciembre de 1842. todo ello con la excepción de la iglesia y el huerto, que se destinaron a lavadero público.
El convento se fue adecuando a las labores de hospital, de suerte que en 1835 se libró un presupuesto de 1.829 pesetas por obras; en 1865 se habilitaron varios locales para albergar una compañía de Sanidad y
tres años más tarde se acometieron las obras finales para transformarlo en hospital. Así continuiaron las mejoras hasta la Guerra Civil Española.
Durante esta época, Zaragoza fue retaguardia de frentes muy activos, por lo que hubo que habilitar un grupo de instalaciones como hospitales provisionales, todos ellos dependientes del hospital de San Ildefonso. Terminada la Guerra Civil los hospitales se fueron cerrando quedando el de San Ildefonso en unas condiciones lamentables por lo que se iniciaron gestiones para la construcción de un nuevo hospital.
El nuevo hospital Militar se inauguró el 19 de noviembre de 1958.

Iglesia de Santiago

Iglesia de Santiago. Aledaña a ella se localizaba el edificio del convento de San Ildefonso, posteriormente Hospital Militar.convento