Anciano afligido, de Vincent Van Gogh

ArsMedica

van-gogh

Anciano afligido, de Vincent Van Gogh, un óleo sobre lienzo, conservado en Museo Kröller Müller.
Un anciano junto al calor de la chimenea parece enjugarse las lágrimas; la tristeza y el paso del tiempo protagonizan este bella imagen.
La pincelada empleada es suelta y vibrante, ocupando toda la superficie pictórica para crear una imagen llena de intensidad y pena. Los tonos verdes, amarillos y azules parecen mostrar una nota de esperanza que posiblemente el anciano y el propio Vincent encuentren en la religión.
La pintura ayudó  al artista a sobrellevar su soledad, que lo atormenta durante su vida. Así buscó refugio en sus pinceles, el tabaco y el alcohol. No logró formar una familia. Se supone que se relacionó con prostitutas de burdeles.
La cuestión de la visión de los colores en su obra ha llamado la atención no tanto a los historiadores de arte sino a neuropsiquiatras o a oftalmólogos, en busca de discromatopsias, la dificultad en la percepción de los colores (popularmente conocido como daltonismo) y incluso se ha llegado a sugerir que sufría una xantopsia, una alteración en la percepción de los colores en la cual todos los objetos visibles tienen aparentemente un tono amarillento.

Anuncios