Martina Bescós García

Aragoneses Ilustres

Martina Bescós García

Martina Bescós García fue la primera mujer cardiólogo española, miembro fundador de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y de la Sociedad Aragonesa de Cardiología, que representó con relevante altura a la cardiología aragonesa por toda España y a la cardiología española por toda Europa.

Había nacido en Zaragoza en el año 1912, hija de padre médico. Cursó sus estudios en la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, con extraordinaria brillantez, en un curso de no más de cuarenta alumnos, de los que solamente dos eran mujeres. En 1923 recibió el Premio Extraordinario de la Licenciatura en la Facultad de Medicina de Zaragoza y en 1925, el Premio Extraordinario del Doctorado en la Universidad Complutense. Durante la carrera fue alumno interno pensionado de Patología Médica en la cátedra del profesor Royo Villanova. Durante los veranos y en los últimos años de carrera, realizó cursos en la Casa de Salud Valdecilla de Santander, que por entonces era uno de los pocos institutos de posgraduados del país. Allí se inició su vocación por la cardiología, siguiendo los pasos del doctor José Antonio Lamelas, quien, recién llegado de Boston, se había hecho cargo del servicio correspondiente en tan prestigioso hospital. Asistió con regularidad a cursos en los hospitales Royal Free y St. Bartholomew’s de Londres.

Terminada la licenciatura, se trasladó a Viena, a la clínica que dirige el profesor Falta en el hospital Kaiserin Elisabeth, como becaria de investigación. De regreso a España, trabajó durante 3 años en el Hospital Clínico San Carlos, bajo la dirección del eminente maestro Carlos Jiménez Díaz. Allí recibió el nombramiento de Jefe de Consultas de Patología General y Ayudante de Clases prácticas. Coincidiendo con su estancia en Madrid, se inauguró el Instituto de Investigaciones Médicas, que después sería la Fundación Jiménez Díaz (Clínica de la Concepción), y la joven doctora trabajaba durante las mañanas en el Hospital Clínico de San Carlos y durante las tardes se dedicaba a la investigación en el nuevo instituto.

El profesor W. Falta también dirigió su tesis doctoral sobre “Administración de grandes dosis de galactosa en estados normales y patológicos”, defendida en la Universidad Central en junio de 1934.

La convulsión de la guerra civil española la obligó a rechazar una beca de investigación Conde de Cartagena para continuar sus estudios con el Doctor Soskin en Estados Unidos, y se incorporó al Hospital Pompiliano de Zaragoza, donde tendría a su cargo las 30 camas para enfermos cardiotorácicos agudos. Desde 1938 trabajó en la clínica del doctor Lorenzo López Buera, prestigioso especialista de pulmón y corazón de la capital aragonesa, con quien contrajo matrimonio.

Unos años después de la inauguración del Hospital Clínico de Zaragoza, la doctora Bescós se incorporó a la cátedra de Patología General que dirigieron sucesivamente los profesores Pedro Ramón y Cajal Vinós y Gabriel Guillén Martínez. Su actividad como jefe clínico y ayudante de clases prácticas se polarizó hacia la electrocardiografía primero y hacia la electrofisiología y el estudio de las arritmias cardiacas después. En 1975 se inauguró el nuevo Hospital Clínico Universitario de Zaragoza y doña Martina es nombrada jefe de la Sección de Arritmias y Electrofisiología y profesora ayudante de clases prácticas en el Servicio de Cardiología, en cuyo puesto siguió hasta su jubilación en 1982.

Estudie en esa Facultad y recorrí los pasillos de las salas del Nuevo Hospital Clínico de Zaragoza convencido de haberme cruzado con esta mujer innovadora y excelente al lo largo de los años de mi licenciatura.

Su hijo Lorenzo López Bescós recibió sin duda los genes dominantes de la vocación cardiológica de sus padres.

Martina Bescós falleció en Zaragoza en 2008, a los 96 años de edad

 

 

Anuncios

Farmacogenética

Medicina y Salud Pública

Farmacogenética

La variación en el genoma humano es una de las causas más importantes de la respuesta variable a los medicamentos. En algunos personas, puede dar lugar a una recuperación completa de los síntomas o, en otras, a una ausencia completa de los efectos terapéuticos.
Los factores genéticos contribuyen a la respuesta genética en el 50 % de los casos. Los perfiles genéticos cambian la farmacocinética de muchos fármacos, afectan la respuesta terapéutica y facilitan la aparición de efectos adversos.
Fue en el años 1959 cuando Fredrich Vogel usó por primera vez el término farmacogenética, para designar el estudio del papel que juega la variación de los genes individuales en la respuesta a los medicamentos.

Leer más

Análisis KIR y HLA-C y Embarazo

Medicina y Salud Pública

Genetics

Una tasa de recién nacido baja tanto en gestaciones naturales como por técnicas de reproducción asistida puede obedecer a múltiples causas y entre ellas, la tolerancia inmunológica entre la madre y el embrión ocupa un lugar importante. Para establecer correctamente la tolerancia/aceptación materno-fetal es necesario que las células inmunológicas uterinas maternas reconozcan adecuadamente la “parte extraña” del embrión que en caso de embarazos o técnicas de reproducción asistida con óvulos propios la parte paterna es la única diferente genéticamente,  pero en caso de donación de óvulos tanto la parte de la madre (óvulo donado) como la parte paterna son “extrañas” genéticamente  a las células uterinas de la madre. El sistema inmunologico se compone de células y moleculas que interaccionan entre si para eliminar de nuestro organismo los agentes perjudiciales. Unas de las células fundamentales del sistema inmunológico son los Linfocitos Natural Killer o linfocitos NK. Estas células son muy importantes en la lucha de las infecciones por virus y en eliminar a las células tumorales que se generan en nuestro organismo, pero también tienen una función muy importante en el cambio necesario del tejido del endometrio para que el nuevo embrión se pueda implantar satisfactoriamente. Las células NK tienen en su membrana unas proteinas denominadas KIR (Killer Inmunoglobulin-like Receptor) que interaccionan con las moleculas HLA-C de otras células, para poder realizar su función: detectar infección por parte de algún virus, cambios en la célula que se ha vuelto tumoral o discriminar entre lo propio y lo extraño (trasplante de órganos y embarazo).
El HLA en un conjunto  de moleculas que posee nuestras células, que constituyen el complejo mayor de histocompatibilidad y son las responsables del reconocimiento entre los propio y lo extraño. Cuanto más diferente sea el HLA de los dos miembros de la pareja, mayores probabilidades habrá de que el sistema inmunológico lo detecte como extraño.

Leer más en Mi viejo maletin

En la piel del paciente, de Salvador Esquina

Mi Biblioteca

En la piel del paciente

Un brillante e incisivo ejercicio de autocrítica y honestidad de un médico en activo que denuncia, desde dentro, los graves problemas actuales de la práctica de medicina. Un libro fascinante que no nos habla de los secretos de la salud, sino de aquello que más ignoramos: la medicina y los médicos, cómo desidealizarlos y cómo aprender a volver a respetarlos.

“Cuando la salud es un negocio, puede convertirse en un producto de mercado, la medicina puede perder su esencia y el médico, su decencia.”

Salvador Esquena es médico urólogo. Ha trabajado en distintos centros hospitalarios, primero como estudiante, luego como médico residente y, desde hace unos cuantos años, como especialista en cirugía oncológica.

La teoria del todo, de James Marsh

Medi-Cine

208307

Narra la relación entre el célebre astrofísico Stephen Hawking y su primera mujer, Jane, desde que ambos se conocieron siendo estudiantes en la Universidad de Cambridge a principios de los 60 y a lo largo de 25 años, especialmente en su lucha juntos contra la enfermedad degenerativa (ELA) que postró al famoso científico en una silla de ruedas.

Si el retrato que hace James Marsh de Hawking es interesante, el de su primera esposa lo supera. Es admirable la sutileza, los matices y la elegancia con la que está descrita la personalidad de esa mujer, su comprensión, su profundo amor hacia alguien atrozmente incapacitado y siempre en el filo de la desesperación, su coraje, su involuntario, aunque lógico, enamoramiento de otra persona (Carlos Boyero)

 

Equipos de Soporte de Atención Domiciliaria (E.S.A.D.)

Medicina y Salud Pública

atencióndomiiliaria

El incremento de la patología crónica y el aumento de la esperanza de vida hace que la población demande una atención sociosanitaria próxima a su entorno más inmediato. La respuesta del Sístema Nacional de Salud a estas necesidades ha sido la de crear programas de atención primaria que cubran las necesidades básicas de estos enfermos (se incluyó la atención domiciliaria a pacientes inmovilizados y terminales en la Cartera de Servicios en 1991)
El domicilio es el entorno ideal para tratar a los enfermos con enfermedades crónicas, avanzadas y terminales (actualmente se utiliza la denominación de enfermedades crónicas con pronóstico de vida limitado -life limiting linesses-) y a sus familias necesitadas de un apoyo necesario que evite la sobrecarga que la atención a este tipo de enfermos produce.
Los equipos de soporte domiciliarios nacieron en el St Christopher’s Hospice, dando respuesta a necesidades y demandas de enfermos atendidos en la institución. Desde entonces, se han extendido de manera exponencial en el mundo desarrollado. Las primeras experiencias de atención domiciliaria específicas de cuidados paliativos en España se iniciaron de manera prácticamente simultánea en Santander, desde el Hospital Marqués de Valdecilla, en Barcelona en el Hospital de la Creu Roja y en el Hospital de la Sta. Creu de Vic.

Continuar leyendo en:

Mi viejo maletin

José Mor de Fuentes

Aragoneses Ilustres

José_Mor_de_Fuentes

Alférez de Navío, Poeta y escritor, nació en Monzón en 1762. Sus verdaderos apellidos eran Mor y Pano, ambos correspondientes a familias de gran raigambre montisonense. A los doce años pasó a cursar estudios a la Universidad de Zaragoza, graduándose de Bachiller en Artes el 8 de marzo de 1777. Amplió estudios en Toulouse y más tarde pasó al Real Seminario de Vergara, fundado en 1776 por la Sociedad Económica Bascongada, quizás el mejor centro de enseñanza de la España de aquel tiempo. Además de Humanidades, cursó estudios en varias ramas de la ciencia, especialmente Matemáticas y Química.

Casa natal de Mor

Casa natal de Mor en Monzón (Huesca)

En las progresistas aulas de Vergara debió permanecer hasta 1785, en cuyo mes de junio estuvo algunos días en Zaragoza, de camino para Monzón. Eligió la carrera militar y de cadete del Regimiento de Infantería de América pasó a la Academia Naval de Cartagena; en abril de 1792 ascendió a ingeniero extraordinario de la Armada, prestando servicio en Cartagena, como alférez de fragata. Participó en el sitio y toma de Tolón por las escuadras española e inglesa, en 1793, en la evacuación a Italia de los realistas franceses que huían de las tropas republicanas y en los encuentros navales de la bahía de Rosas. Terminada la guerra con Francia, Mor vuelve a prestar sus servicios en Cartagena hasta abril de 1796 en que pide el retiro, para dedicarse a la literatura.

Fundó en Comillas la Sociedad Económica Cantábrica, siguiendo el ejemplo del Seminario de Vergara, pero encontró la oposición de la jerarquía eclesiástica santanderina por ser enemiga de la enseñanza laica. En 1803 tuvo que regresar a Zaragoza.

Sus ideas políticas se caracterizaron por un firme liberalismo. Elogió en un poema panegírico a Napoleón, como guía revolucionario, aunque, tras la invasión de España, le dedicó otro esta vez satírico.

Tras participar en el Levantamiento del Dos de Mayo en Madrid y vivir las posteriores represalias, huyó a Zaragoza, donde defendió la ciudad en los Sitios. Una vez que capituló la ciudad, se halló en Valencia

Durante la Guerra de la Independencia fue patriota; organizó tropas en Benasque y publicó en Valencia El patriota (diciembre, 1809), periódico del que en principio sólo aparecieron cinco números, aunque más tarde continuó su edición en Madrid (1812-1813) con un total de 51 números.

Después de estar exiliado en París, se instaló en Barcelona, donde realizó tareas editoriales y colaboró en El vapor. Realizó traducciones de los clásicos, Rousseau (La nueva Eloísa), Goethe (Werther) y Gibbon (Historia de la decadencia y ruina del Imperio romano), y cultivó la poesía (Poesías, 1796-1800), la novela (Serafina, 1798) y el género autobiográfico (Bosquejillo de la vida y escritos de Don José Mor de Fuentes, delineado por sí mismo, 1836, su obra más destacada).

José Mor falleció en su ciudad natal el 3 de diciembre de 1849

Síndrome de desacondicionamiento físico

Medicina y Salud Pública

sindrome-de-inmovilizacionSe define el síndrome de desacondicionamiento físico como el deterioro metabólico y sistémico del organismo como consecuencia de la inmovilización prolongada; conlleva la atrofia de las fibras musculares tipo I, fatiga muscular por menor capacidad oxidativa de la mitocondria, baja tolerancia al déficit de oxígeno y mayor dependencia del metabolismo anaeróbico.
Las alteraciones metabólicas se comienzan a observar en las primeras 24 horas de inmovilización.
Existen algunos factores que influyen sobre la magnitud del cambio dentro de los cuales los más sobresalientes son:
Severidad de la enfermedad o lesión,
Duración del periodo de reposo,
Patología concomitante como diabetes, desnutrición, etc.,

Continuar leyendo